Pasó casi inadvertido, pero hace unos días una empresa de las grandes en Italia inauguró nuevas instalaciones en Chile. Se trata de Ritrama, una compañía que produce material para fabricar autoadhesivos y que se instaló en Curauma, tras invertir poco más de 21 millones de dólares en una planta de 4.000 metros cuadrados. Es su […]

  • 22 diciembre, 2008

Pasó casi inadvertido, pero hace unos días una empresa de las grandes en Italia inauguró nuevas instalaciones en Chile. Se trata de Ritrama, una compañía que produce material para fabricar autoadhesivos y que se instaló en Curauma, tras invertir poco más de 21 millones de dólares en una planta de 4.000 metros cuadrados. Es su única planta en América latina y pronto construirán una en China, con lo cual ambas serán las únicas fuera de Europa y Estados Unidos.

Para la inauguración, el 12 de diciembre, estuvieron en Chile sus dueños, el patriarca de la familia Tomás Rink junto a dos de sus hijos y, cosa inédita, el bebé de uno de ellos que es parte de la cuarta generación familiar. Para el anecdotario quedará que la presidenta Bachelet, que participó en la ceremonia, se fascinó con el menor –como buena pediatra–, el cual, sin embargo, no paró de llorar por un buen rato.