Comenzamos nuestra travesía en Punta Arenas, en el Centro de esquí Andino, uno de los pocos lugares en el mundo donde es posible esquiar con vista al mar. Allí los niños pudieron aprender y disfrutar en familia de este deporte. Luego de reponer energías y compartir unas centollas inolvidables en el conocido restaurant Sotitos Bar, […]

  • 4 octubre, 2013

Patagonia

Comenzamos nuestra travesía en Punta Arenas, en el Centro de esquí Andino, uno de los pocos lugares en el mundo donde es posible esquiar con vista al mar. Allí los niños pudieron aprender y disfrutar en familia de este deporte.

Luego de reponer energías y compartir unas centollas inolvidables en el conocido restaurant Sotitos Bar, partimos rumbo a Puerto Natales para llegar al hotel Remota, lugar que este año escogimos para agasajar a nuestra comitiva en esta nueva excursión Capital a la Patagonia chilena.

El diseño del hotel nos impacta. Remota fue distinguido como uno de los 10 mejores hoteles de vidrio en el mundo. Su arquitecto, Germán del Sol, Premio Nacional de Arquitectura, quien se caracteriza por desarrollar proyectos de hoteles ecológicos y remotos en Chile, ha sido nominado a los premios más importantes de la arquitectura mundial con este hotel.

Inspirado en las estancias de la zona, inclinadas por la fuerza de la naturaleza, semejando haber emergido de la tierra, Remota fue diseñado con los más modernos estándares de construcción, bajo el concepto de “Hotel Ecológico”. Cada detalle interior, sus luces, el silencio y la tranquilidad, nos lleva a volver al origen, a disfrutar del lujo de lo simple.

Nuestra estadía fue inolvidable: días increíblemente soleados y despejados, sin el temible viento de los meses de verano, sumado al lujo de recorrer los imponentes paisajes de la Patagonia sin turistas, permitieron que las excursiones fueran extraordinarias, exclusivas y personalizadas.

Sorprendimos a un suscriptor que ha viajado por todo el mundo diciéndole a su esposa “¿Cómo nunca se nos había ocurrido venir acá en invierno?, es espectacular”. Los niños gozaron buscando con linternas el tesoro de chocolates escondido por La Fete en la Cueva del Milodón. Los adolescentes y suscriptores más jóvenes realizaron los trekkings más difíciles entre los bosques de lenga, para llegar a la cima de cerro Benítez donde admiraron de cerca el vuelo de cóndores y pinturas rupestres, mientras disfrutaban de un gran picnic. Y el team Capital completo recorrió los imponentes paisajes de Torres del Paine, incluida Josefa Bezanilla que con sólo 7 meses de edad demostró sus dotes de futura expedicionaria.

Todas las excursiones: trekkings, cicletadas, cabalgatas y almuerzos outdoor, fueron diseñados cuidadosamente para asegurar a nuestros suscriptores una gran experiencia patagónica. Columbia regaló a cada viajero, una chaqueta con la más alta tecnología térmica, ideal para el clima de la zona, las que fueron valoradas y aplaudidas por todos.

Todas las actividades preparadas, nos dejaron algo mágico. No pudimos saber bien qué fue: si las sorprendentes excursiones, los relatos de los gauchos durante las cabalgatas o mientras preparaban el exquisito cordero al palo, los guías de primer nivel, el cariño y entrega total que te dan las personas –en su mayoría locales– que trabajan en Remota, la comodidad del hotel y sus habitaciones, los imponentes amaneceres con vista al fiordo de Última Esperanza, la gastronomía que nos permitió reponer nuestras fuerzas luego de las travesías más soñadas… en fin, una mezcla de detalles que hicieron de esta experiencia algo único. Dicen que cuando los viajeros no pueden descubrir qué fue exactamente lo que más los cautivó, es porque el viaje fue perfecto. Un suscriptor, al irse, nos comentó: “Estábamos haciendo las maletas y los niños con mucha pena me dijeron que no querían volver a Santiago. Con la misma tristeza les respondí, yo tampoco”.

Al irnos logramos comprender lo que Remota denomina “Full Patagonia Experience”.

Regresamos, sin entender cómo la mayoría de los hoteles de la Patagonia deben cerrar sus puertas desde abril a septiembre por falta de ocupación, desafío que nos indica que debemos promocionar como destino de invierno a esta parte de nuestro país tanto a chilenos como a extranjeros. •••

Producción: María de los Ángeles Pineda – www.pinedaexperiences.cl