Poco a poco comienzan a aparecer en Chile proyectos de energías limpias. Uno de los últimos en cristalizar es el vinculado a Invercap y a la Sociedad de Inversiones BEC (de propiedad de Sebastián Barros, José Tomás Elton y Carlos Alberto Cartoni), los que con una inversión de 20 millones de dólares levantarán cuatro centrales […]

  • 10 agosto, 2007

Poco a poco comienzan a aparecer en Chile proyectos de energías limpias. Uno de los últimos en cristalizar es el vinculado a Invercap y a la Sociedad de Inversiones BEC (de propiedad de Sebastián Barros, José Tomás Elton y Carlos Alberto Cartoni), los que con una inversión de 20 millones de dólares levantarán cuatro centrales hidroeléctricas de pasada. La primera, cuya construcción comenzó por estos días y que debería entrar en funcionamiento el 1 de noviembre, es Cuchildeo, ubicada en la localidad de Hornopirén. Se trata de una central con capacidad de 800 kilowatts, cuya potencia se entregará a Saesa. El proyecto contempla también la construcción de otras dos centrales hidroeléctricas, Chaica y La Arena, que en conjunto tendrán una capacidad de generación de poco más de 4 mil kilowatts. Estas se conectarán al Sistema Conectado Central en la zona de Puerto Montt. Adicionalmente está Florín, una central de 5 mil kilowatts que se levantará cerca del Lago Ranco, la que también se conectará al Sistema Interconectado Central. La idea es que la construcción de estas tres últimas comience el 1 de enero de 2008 para estar operativa en diciembre del mismo año.

Los proyectos son cofinanciados por el Banco Santander, entidad que cursó un crédito por el 75% del proyecto.