El liderazgo está de moda. Ya no solo son las empresas las que están haciendo más y más talleres sobre el tema. También la oferta universitaria es creciente. En esa línea, el Centro de Liderazgo Estratégico de la Universidad Adolfo Ibáñez, dirigido por Juan Carlos Eichholz, acaba de crear un currículum en liderazgo para sus […]

  • 23 febrero, 2007

El liderazgo está de moda. Ya no solo son las empresas las que están haciendo más y más talleres sobre el tema. También la oferta universitaria es creciente. En esa línea, el Centro de Liderazgo Estratégico de la Universidad Adolfo Ibáñez, dirigido por Juan Carlos Eichholz, acaba de crear un currículum en liderazgo para sus alumnos de Santiago y Viña, que parte con un curso obligatorio en primer año y se extiende hasta el último año de estudios, a través del programa Visionarios, al que solo acceden 60 alumnos por generación a partir de segundo año.

El 2006 fue el primer año de experiencia.

El aprendizaje se centró en trabajos con simulaciones y consultó encuentros con Claudio Orrego, Jaime Orpis, Claudio Seebach, Joaquín Lavín, Pablo Longueira y Juan Gabriel Valdés. Además se realizaron dos proyectos concretos: el seminario de responsabilidad social De la conciencia a la acción, en el Casino de Viña, con 800 jóvenes, y Sumémonos a Peñalolén, para aportar con permisos de circulación de los autos de alumnos y profesores de la universidad al desarrollo de la comuna.

Quien lo hereda no lo hurta…

Las hijas de connotados empresarios están dando que hablar en el mundo de los negocios. Hay una nueva generación que empieza a poner en práctica lo aprendido en almuerzos familiares. Es el caso de Catalina Camus –hija de Juan Andrés Camus, uno de los fundadores de Celfín–, ahora dedicada a la banquetería para grandes empresarios. Tras terminar sus estudios en Nueva York, Catalina partió encargándose de los desayunos, almuerzos y comidas de Celfín. Hoy su cartera de clientes es impresionante. Entre sus consumidores regalones figuran IM Trust, Félix Bacigalupo, Arturo Fontaine, Tomás Müller…

También el área gastronómica sedujo a la hija de Hernán Somerville, Pamela, que afina los últimos detalles para abrir el restaurant TerraNova –600 metros cuadrados, ubicado en Alonso de Córdova– junto a su socio Juan Pablo Valdivia. De forma mucho más incipiente, pero igual codeándose con la oferta y demanda, Anita Vial –hija de León Vial– estuvo de empresaria en Zapallar. La estudiante de administración de empresas y servicios de la Universidad de los Andes arrendó el gimnasio municipal y se dedicó a la organización de fiestas para los pre-adolescentes.

El éxito fue rotundo: hasta 500 personas llegaban cada viernes. Al parecer, el tema empresarial le quedó gustando, al punto que también se hizo cargo de los campeonatos de surf y fútbol playa y de la corrida Zapallar-Cachagua.