En el segmento premium BMW ha sido una de las marcas más activas en el presente ejercicio, con varios lanzamientos claves, como el X5 en SUVs y la nueva Serie 3, en sedanes, ambos superventas para la casa de Münich; ahora llegó el turno de sus tope de gama, que llegan a dominar desde lo más alto, la prestigiosa gama del fabricante.

  • 9 agosto, 2019

Se trata de los nuevos BMW Serie 7, el sedán de representación alemán, un agresivo y bello gran turismo como el BMW Serie 8 Coupé y el más grande de sus SUVs, el BMW X7 que en cada uno de sus nichos agrega toda la batería de tecnología de la marca, para consentir a sus afortunados usuarios.

BMW caracteriza a sus SUVs con la letra X, así el más compacto de sus utilitarios deportivos es el X1, mientras que el nuevo BMW X7 oficia de tope de gama, con un tamaño y despliegue tecnológico, pensados para atraer a los clientes más exigentes, literalmente.

Llega a Chile con dos variantes en cuanto a motor: gasolina de seis cilindros y diésel de seis cilindros, cuenta con llantas de aleación ligera de 21 pulgadas como estándar (ruedas muy grandes) y cuenta con sistemas de asistencia al conductor que permiten maniobrar el vehículo de forma segura y cómoda, entre los que destacan control de crucero activo con función Stop & Go, Driving Assistant Professional con dirección y asistente de control de carril, advertencia de cambio de carril y protección contra colisiones laterales. 

Su cuidado diseño resalta por sus grandes dimensiones, para ser un SUV verdaderamente imponente. Las tecnologías que la marca ha introducido en diversos modelos de manera paulatina, son utilizadas para que el BMW X7, cumpla su objetivo de marcar el estándar en este nicho, extremadamente competitivo que disputa a pocos pero muy rentables clientes.

Por tradición, el BMW Serie 7 es el sedán grande de la casa. Se trata del eterno competidor del Mercedes Clase S, utilizado por dignatarios, grandes empresarios, diplomáticos y celebridades para moverse. En esta nueva evolución, utiliza los nuevos “riñones” de la marca, que ahora son algo más agresivos y con mayor volumen. Elegante hasta lo señorial, también es un caballero del futuro, con paquetes tecnológicos de avanzada, haciendo eco de la responsabilidad de las marcas de lujo de estar a la vanguardia.

 Por su parte, el tercer recién llegado de la marca es el BWW Serie 8 Coupé. La historia se la Serie 8 inicia con un deportivo estilizado comercializado durante los noventas, ahora vuelve como un coupé de buenas dimensiones, muy cercano a un Gran Turismo.

Con una pinta imponente y muy dinámica, es claramente la deportividad su foco. Construcción ligera con aluminio, magnesio y plástico reforzado con fibra de carbono y cuerpo aerodinámicamente perfeccionado, son parte de su arsenal para potenciar su performance, que se sustenta en un motor V8, de 530 caballos de fuerza, con 750 Nm de torsión, para disfrutar de un estilo extremadamente dinámico.