El gremio que agrupa a los centros de ski está trabajando en un protocolo que presentará al gobierno con medidas de funcionamiento seguro para sus operaciones durante esta temporada. La propuesta debiera estar lista el lunes 11 de mayo, con miras a poder abrir sus puertas al público el 1 de julio.

  • 7 mayo, 2020

Hace diez días la Asociación de Centros de Ski (Aceski) terminó de redactar un protocolo para la operación de estos establecimientos en tiempos de coronavirus. La propuesta de 34 páginas contempla todas las áreas de operación de estos centros invernales, donde se incluye el manejo cuidadoso de los andariveles, sanitización de espacios comunes y baños, las clases colectivas, los casinos y también sus cafeterías, entre otros ítems.

Desde entonces, el documento comenzó a circular entre los socios de este gremio que incluye a Portillo, La Parva, El Colorado, Antuco, Antillanca, Nevados de Chillán, Valle Nevado, Corralco, Volcán Osorno, Cerro Mirador y Skinolimit. La idea es que cada centro revise la propuesta y hagan sus correcciones y observaciones finales para poder redactar (y publicar) la propuesta final a más tardar el próximo lunes 11 de mayo.

Francisco Sotomayor, gerente general de Aceski, explica que el protocolo incluye, además, sugerencias de prevención y manejo que han entregado tanto la subsecretaría de Turismo como el Ministerio de Salud, al tiempo que para su redacción también revisaron la experiencia y medidas adoptadas por centros internacionales y por otros gremios, como el comercio. “Hemos mantenido una conversación por teléfono fluida con la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett, pero esperamos reunirnos formalmente con ella una vez que tengamos los documentos y protocolos definitivos para presentárselos y definir un cronograma. También debemos conversar con el Minsal, porque es la autoridad sanitaria la que finalmente toma las decisiones en tiempos de pandemia”, agrega Sotomayor.

“Por ahora”, agrega Miguel Purcell, gerente general de Ski Portillo, “no es mucho más lo que se puede hacer y la prioridad país en este momento es la emergencia sanitaria. Debemos estar bien preparados para cuando, en un tiempo, empiece a tomar forma la vuelta gradual a la normalidad. Esperamos que sea pronto”.

Los centros invernales esperan poder abrir sus puertas el 1 de julio. Sin embargo, sus ejecutivos saben que todo dependerá de las condiciones climáticas y, sobre todo, del estado de la crisis sanitaria. “Aunque se ha dicho que el peak de la pandemia se dará durante este mes de mayo, debemos estar atentos a cómo se desarrolla este tema”, dice Sotomayor.

Una temporada difícil

La incertidumbre que viven los esquiadores y centros de ski a poco menos de dos meses de que comience la temporada no es poca. A los protocolos y restricciones operacionales que impone el Covid se suma el momento crítico que vive el turismo a nivel internacional. Hay establecimientos cuyo negocio depende en gran parte de las visitas de esquiadores extranjeros, los que este año es muy difícil que lleguen.

Por ejemplo, en la zona central, hay centros como Portillo y Valle Nevado que cuentan con amplias instalaciones hoteleras, sobre las cuales no hay ninguna certeza de puedan abrir sus puertas. De hecho, el protocolo que prepara la Aceski no incluye el funcionamiento de restoranes formales ni hoteles, pues estas instalaciones, aseguran, se deben tratar de manera separada.

“Obviamente, este año será uno difícil para la industria del turismo en general. Tenemos varias restricciones que nos afectan directamente, como el cierre de fronteras, las cuarentenas y las restricciones de desplazamiento. Pero por otro lado vemos un fuerte entusiasmo por salir y conectarse con la naturaleza, disfrutar de lugares despejados y hacer deporte en la montaña. Creemos que el ski es un buen deporte para estos tiempos, ya que se practica de manera individual, en espacios abiertos y con protección facial”, señala Purcell.

Desde El Colorado y Parque Farellones, su director comercial, Jose Pablo García, dice que “este 2020 será el año de la empatía con los clientes y queremos marcar la diferencia”, para eso, ofrecerán ofertas de productos “enormemente atractivas” para que las personas puedan acceder una vez que esto se permita.

Sotomayor agrega: “No es la primera crisis que vive el sector. Estamos acostumbrados a navegar en la incertidumbre y no hay que perder la fe. Mira, en 2014, pensamos que no llegarían turistas brasileros porque la temporada de ski coincidía con el desarrollo del mundial de fútbol y finalmente fue un gran año. Por otro lado, los chilenos que usualmente viajan en vacaciones de invierno y este año no lo podrán hacer, quizás opten por ir a nuestros centros”.

Lo que sí está claro es que, de abrir sus puertas, los centros invernales van a poder recibir menos gente que de costumbre. James Ackerson, gerente general de Corralco y presidente del gremio, dijo hace algunos días a la publicación especializada Nevasport que “en el mejor de los casos podremos llegar a un 50% de visitas de un año normal, no porque la gente no quiera llegar, sino porque los centros tendremos que restringir el acceso”.