Una presentación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es la última carta que le queda al Partido de los Trabajadores (PT) para tratar de frenar el proceso de impugnación y destitución que avanza en contra de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, luego de que el senado aprobara por amplia mayoría (59 votos […]

  • 11 agosto, 2016

michel-temer

Una presentación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es la última carta que le queda al Partido de los Trabajadores (PT) para tratar de frenar el proceso de impugnación y destitución que avanza en contra de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, luego de que el senado aprobara por amplia mayoría (59 votos contra 22) un informe que recomienda someterla a juicio político.

La maquinaria del impeachment, no obstante, podría adelantarse: los abogados demandantes -quienes argumentan que la mandataria cometió un crimen de responsabilidad fiscal al manipular las cuentas y esconder el déficit- presentaron ayer el libelo acusatorio, adelantándose al plazo de 48 horas que tenían y obligando a la defensa de Rousseff a hacer lo propio el viernes y no el lunes, como se esperaba.

Mientras el inicio del debate final en la cámara alta se preveía para el 29 de agosto, en el lado acusador esperan que ocurra entre los días 23 y 25. Con una victoria en esa sesión, Michel Temer dejaría de ser presidente interino y asumiría en pleno. El gobernante viajaría a Hangzhou, China, para la cumbre del G20 el 4 y 5 de septiembre con la totalidad de las atribuciones de un mandatario electo.

Para ello, la oposición a Rousseff asegura contar con 61 votos en la instancia final en el senado, siete más de los necesarios para destituir a la mandataria y poner fin a trece años de gobierno del PT y dos más de los conseguidos la madrugada de ayer.

De acuerdo con encuestas realizadas por los diarios Folha de Sao Paulo y O Globo, al menos 43 de los 81 senadores ya han manifestado su decisión de votar por la salida de la jefa de Estado. En contra, hasta ayer, se habían declarado sólo 18.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.