“El problema es absolutamente global y Chile sigue siendo un país espectacular respecto de cualquier comparación a la región. Es cierto que la gente tiende a escapar de los problemas, pero ¿a dónde escapas? No tienes a dónde”, asegura el empresario tecnológico.

  • 31 marzo, 2020

“Pensamos que la crisis social iba a tener un efecto fuerte en la capacidad de pago de nuestros clientes, pero no fue así. El impacto fue leve, porque el segmento mantuvo su empleabilidad”. Lo dice Ignacio Canals, empresario tecnológico socio de Migrante, una fintech que se dedica a dar crédito a extranjeros, en su gran mayoría venezolanos. “Y esto es porque los inmigrantes son resilientes, a mismo rango de precio, se encuentran inmigrantes más calificados”, agrega.

Pero la llegada del Covid-19 sí marcó una diferencia en el segmento. La crisis sanitaria que ha llevado a poner en pausa gran parte de la economía “les ha pegado fuerte” en sus ingresos variables. Muchos de ellos trabajan en áreas de venta, retail, o se desempeñan como Uber, Rappi o Uber Eats.

Al analizar la cartera de deudores, Canals asegura que esta sigue sana. Sin embargo, el argumento para el atraso de los pagos se repite: no es cesantía, pero sí disminución de los salarios.

“Nuestra hipótesis es que esto va a ser un golpe fuerte, pero de corto plazo y que ellos están mas preparados que los chilenos para el repunte económico”, asegura el también fundador de Lemontech y Sosafe.

-¿Por qué?

-Porque están menos apalancados. Si bien necesitan apoyo financiero en el corto plazo, van a poder reestructurar su deuda más fácilmente que el chileno que tiene el agua hasta el cuello. En Chile la deuda promedio es seis o siete veces el valor del sueldo. Los extranjeros tienen una deuda mucho menor porque nadie les presta plata.

Para ayudar a repactar las cuotas de sus clientes, Migrante está haciendo lo mismo que los bancos, dice, ofreciéndoles postergar el pago de algunas cuotas, sin aplicarle interés. “Si el tema es provisorio la verdad es que da lo mismo que el tipo pague tres cuotas al final del periodo, pero lo mantienes flotando ahora que es lo que él necesita”, agrega.

El estallido social y el dólar

“Migrante” es una fintech de préstamo que nació en 2018 y tiene otros cinco socios: Sebastian Ibañez de Stars Investments, Sebastián Ayub, director ejecutivo de BST Corp; Salvador Porta, presidente Ejecutivo de la fundación Inmigrante Feliz; Diego Fleischman, presidente de la aseguradora AVLA y Benjamín Izikson, ex AVLA. A la fecha tienen alrededor de cinco mil clientes quienes tienen acceso a créditos que van desde 500 mil pesos -para financiar garantías de arriendo- hasta ocho millones en el caso de la compra de un auto. “Nos enfocamos en prestarles plata en cosas que creemos van a mejorar su capacidad de ingresos: un auto les sirve para ser Uber. Tenemos un crédito que se llama convalidación de título porque hoy un médico extranjero trabaja un año de conductor para poder pagar la convalidación de su título y ejercer ser médico. Le prestamos plata el día cero para que pueda ejercer desde el principio”, explica.

Para hacerlo deben primero entender quién es la persona en su país de origen para prestarle plata en su país de destino. ¿Cómo? Construyen un “credit scoring” que les permite saber quién es mejor sujeto a crédito, por ejemplo, si una persona que estudió en la Universidad de Caracas o en la Bolivariana de Venezuela. “Es difícil que lo sepas, salvo que entiendas qué representa eso en el país de origen”, señala.

-¿Han sido notificados de personas que debido a la crisis sanitaria quieran regresar a sus países de origen?

-No tenemos un comportamiento en la cartera que nos haga pensar que los inmigrantes se están yendo. ¡Para nada! Es importante entender que el problema es absolutamente global y Chile sigue siendo un país espectacular respecto de cualquier comparación a la región. Es cierto que la gente tiende a escapar de los problemas, pero ¿a dónde escapas? No tienes a dónde. Y créeme que no quieren volver a Venezuela en estas condiciones tampoco. Chile sigue siendo por lejos el mejor país donde pueden estar.

-¿A pesar del estallido social?

-Con todo, porque para los chilenos es algo nuevo, pero en América Latina viven con temas como éste. Lo que pasa es que en Chile no había pasado nunca. Si se van a otro país tienen que disminuir su renta.

-Y el alza del dólar? A muchos de ellos les ha pegado fuertemente el alza del tipo de cambio al momento de mandar plata a sus países de origen…

-No ha afectado. Porque más que el valor del dólar lo que importa es la diferencia con su moneda local y eso ha sido menos fuerte.