La española Iberdrola quiere afianzar sus inversiones eléctricas en Chile. A través de Ibener, están a punto de firmar un acuerdo con un importante propietario de tierras en el sur para la construcción de centrales eléctricas de pasada, que se suman a las dos instalaciones que ya tienen de este tipo –las centrales Peuchén y […]

  • 30 noviembre, 2007

La española Iberdrola quiere afianzar sus inversiones eléctricas en Chile. A través de Ibener, están a punto de firmar un acuerdo con un importante propietario de tierras en el sur para la construcción de centrales eléctricas de pasada, que se suman a las dos instalaciones que ya tienen de este tipo –las centrales Peuchén y Mampil– en la zona de Quilleco y Santa Bárbara, en las cercanías de Los Angeles, VIII Región. Con Peuchén tienen una potencia instalada de 75MW, a la que se suman los 49 MW en Mampil. Los cortes de gas natural desde Argentina han hecho proliferar la construcción de centrales de pasada, las que se han visto beneficiadas de mejores precios en la energía.