Cuando Andrónico Luksic lo llamó para sacar a Madeco de la intrincada situación en que se encontraba, Tiberio Dall’Olio estaba disfrutando de su jubilación en Italia. Pero su amistad con el patriarca del grupo pudo más y por eso emprendió viaje a Chile y tomó las riendas de la productora de cables de cobre. De […]

  • 23 marzo, 2007

Cuando Andrónico Luksic lo llamó para sacar a Madeco de la intrincada situación en que se encontraba, Tiberio Dall’Olio estaba disfrutando de su jubilación en Italia. Pero su amistad con el patriarca del grupo pudo más y por eso emprendió viaje a Chile y tomó las riendas de la productora de cables de cobre. De eso han pasado cinco años y Dall’Olio logró lo que algunos analistas veían como improbable: devolver a la compañía a los números azules.

Con la certeza de haber cumplido con su mandato, el hoy gerente general corporativo de la firma anunció su retiro para diciembre. Pero antes de irse, dejará la casa muy ordenada, aunque en términos organizacionales no habrá demasiados cambios. Al menos no de aquí al cierre de este año. La gran pregunta es quién tomará el bastón de mando. Según supimos, tanto Dall’Olio como los Luksic se están tomando el tema con calma. Eso sí, ya pusieron fecha a la decisión final. ¿Cuándo? En septiembre, a más tardar.