Esto sí que es extraño. En el último par de años Estados Unidos y algunas zonas de Europa han visto desaparecer muchas de sus colmenas de abejas. De hecho, no pocos apicultores se han dirigido a sus respectivos gobiernos en busca de ayuda para sobrellevar la gigantesca crisis que esto conllevaría, por la función polinizadora […]

  • 15 septiembre, 2008

Esto sí que es extraño. En el último par de años Estados Unidos y algunas zonas de Europa han visto desaparecer muchas de sus colmenas de abejas. De hecho, no pocos apicultores se han dirigido a sus respectivos gobiernos en busca de ayuda para sobrellevar la gigantesca crisis que esto conllevaría, por la función polinizadora que las abejas cumplen y que vendría a impactar de lleno a otros agricultores; principalmente, productores de frutas y semillas.

El tema también está comenzando a preocupar a los apicultores chilenos, aunque acá todavía la producción no se ha alterado.