Este martes el gigante chino recibió el visto bueno de Reino Unido para instalar su red 5G. El esperado anuncio ocurre en un escenario de tensión: el año pasado Estados Unidos le impidió a la compañía liderada por el empresario Ren Zhengfei hacer lo mismo en su territorio. ¿El temor? Un eventual espionaje, dada su cercanía con el gobierno de Xi Jinping. En chile, por su parte, las autoridades señalan: “Le damos la bienvenida a todas las inversiones extranjeras que cumpla con los requisitos”.

  • 30 enero, 2020

Trump y BoJo

En 2019 la noticia recorrió el mundo: el presidente Donald Trump prohibió la integración de Huawei en el despliegue del 5G en Estados Unidos. El mandatario norteamericano califica a la firma como un proveedor de “alto riesgo para la seguridad nacional”. ¿A qué teme Trump? El gobierno estadounidense ha sido enfático en señalar que existen vínculos entre la empresa y el régimen chino, que como es de conocimiento público, mantiene vigilancia y control sobre el acceso a información de sus ciudadanos. Además, el presidente de la firma, Ren Zhengfei, es miembro activo del Partido Comunista.

Por eso, desde Washington ha habido explícitas amenazas al gobierno británico –quien esta semana dio “pase” a Huawei– en limitar el intercambio de inteligencia con Londres en caso de que la firma asiática gane espacio ahí. Y este martes, luego de que se diera a conocer la decisión del gobierno encabezado por Boris Johnson, el país norteamericano hizo un llamado a evaluar la integración del gigante chino en otros puntos del planeta. “Continuamos instando a todos a evaluar cuidadosamente la seguridad nacional a largo plazo y los impactos económicos de permitir que los proveedores no confiables accedan a la importante infraestructura de red 5G”, señalaron autoridades de la Casa Blanca en un punto de prensa. El asunto es de tal relevancia que el secretario de Estado, Mike Pompeo, se reunirá con Johnson durante una gira que encabeza por estos días y se espera que Huawei sea un tema central de la conversación. Expertos internacionales se adelantan y han señalado en la prensa internacional que la decisión tomada por Inglaterra podría dificultar las posibilidades de un acuerdo comercial favorable con Estados Unidos después del Brexit.

Para calmar las aguas el canciller inglés, Dominic Raab, señaló ante el parlamento que “la agencia de seguridad cibernética de Gran Bretaña (GCHQ) ha confirmado categóricamente que la forma en que construimos nuestra red pública de telecomunicaciones 5G y fibra completa no tiene nada que ver con la forma en que compartimos datos clasificados”. Más tarde, a través de su cuenta Twitter, añadió que con la decisión se está “estableciendo uno de los regímenes más duros para la seguridad de las telecomunicaciones en el mundo mientras brindamos conectividad de clase mundial para el Reino Unido”.

La decisión de Londres ocurrió poco después de que Bruselas permitiera a Huawei un papel limitado en la Unión Europea. Esto quiere decir que el acceso no es total, al igual que en el resto del Reino Unido. En concreto, Huawei podrá trabajar en la construcción de la red pero con restricciones y deberá limitar su presencia en la infraestructura a un máximo de un 35% del total. Además, no podrá participar en zonas con bases militares y plantas nucleares. Pese a ello, el gigante tecnológico agradeció la decisión señalando que “permitirá que Europa pueda seguir avanzando en el desarrollo de un 5G más rápido y seguro”.

Otros países que han decidido vetar a Huawei en sus líneas de 5G son Australia y Japón, mientras que se predice que Nueva Zelanda y Canadá seguirán el ejemplo de los británicos. Está por verse.

 

¿Y qué pasa en Chile?

Desde la subsecretaría de telecomunicaciones, encabezada por Pamela Gidi, señalan a Capital que en esa repartición están trabajando para cerrar la brecha digital en el país y para ello implementar la nueva red 5G es clave. “Chile es una economía abierta y le damos la bienvenida a todas las inversiones extranjeras. Nuestras licitaciones se realizan con bases técnicas y con neutralidad tecnológica, por ende, cualquier empresa que cumpla con los requisitos estipulados en ellas puede participar”, agregan desde la Subtel.

Recordemos que Huawei llegó a Chile en el año 2003. Según un reportaje publicado en el Diario Financiero, su aterrizaje estuvo a cargo de cuatro personas. Hoy, hay 450 trabajadores de planta, liderados por David Dou Young, quien llegó a mediados de 2017 a nuestro país como CEO de la firma.

“Chile es un país muy interesante para Huawei, porque es el país más avanzado en Sudamérica y tiene un mercado muy abierto”, señaló Dou Young en una entrevista a El Mercurio en 2019. “Tiene una política y regulación muy transparente, por lo que queremos construir Huawei Chile como una referencia para Sudamérica y para el mundo”.

 

Zhengfei y sus vínculos con Xi Jinping

El empresario chino Ren Zhengfei (75) fundó Huawei Technologies Company en 1987. Su casa matriz queda en Shenzhen, China, ciudad conocida como el Silicon Valley de Asia. Para hacerse la idea, la producción económica de esta ciudad es mayor que la de Portugal, Irlanda, y Vietnam. En ella se encuentran otros gigantes como Tencent, empresa matriz de WeChat –el whatsapp que usan los chinos y que tiene más de mil millones de usuarios activos al mes–.

La revista Forbes cataloga a Zhengfei en la posición 190 de las personas más ricas de China: sus activos privados rodean los 2.800 millones de dólares. Es ex oficial del Ejército Popular de Liberación y hace más de 30 años es parte del Partido Comunista e incluso en 2017 fue miembro del XIX Congreso Nacional de esa coalición en el país asiático. En aquel encuentro, que duró una semana, los miembros eligieron a las autoridades del partido y los líderes del país para los siguientes años, como el secretario general y el mismo presidente de la República Popular de China, Xi Jinping.

Su activismo político proviene de su padre, Ren Moxum, quien durante la ocupación japonesa trabajó en la fabricación de armas del Partido Nacionalista en el área de contabilidad.