El rubro hotelero ha sentido el histórico momento que significa la venida del Papa Francisco al país. Temuco e Iquique superaron el 80% de las reservas en sus habitaciones y en los principales establecimientos de la capital, especialmente de las comunas de Santiago, Providencia y Las Condes, según ha informado el Servicio Nacional de Turismo […]

  • 15 enero, 2018

El rubro hotelero ha sentido el histórico momento que significa la venida del Papa Francisco al país. Temuco e Iquique superaron el 80% de las reservas en sus habitaciones y en los principales establecimientos de la capital, especialmente de las comunas de Santiago, Providencia y Las Condes, según ha informado el Servicio Nacional de Turismo (Sernatur), la ocupación oscila entre un 65% y 75%.

“La magnitud de lo que representa la visita Papa Francisco a nuestro país, entre este 15 y 18 de enero, no sólo es de gran importancia para los chilenos, sino también para los extranjeros que no quieren perder la oportunidad de conocer al sumo Pontífice”, asegura el Gerente General de Courtyard Santiago, Eduardo Yoshimoto. En Santiago, específicamente a la misa del Parque O’Higgins, se espera que lleguen aproximadamente 373 mil seguidores del Papa.

“La visita de Bergoglio es un estímulo al turismo y un incentivo para que muchas personas de distintas partes del mundo se animen a viajar a nuestro país”, señala el Gerente General de Courtyard, Eduardo Yoshimoto. Turistas de Argentina, unos 200 mil según cifras de Gobierno, Brasil y Colombia son los países que más han registrado reservas para esas fechas.

Los números hablan por sí solos: “El 2017 dejó en evidencia que el turismo en Chile es un rubro que va creciendo a pasos agigantados y la venida del Papa a Chile no hace más que seguir potenciando el sector”, asegura Yoshimoto. Solo el primer semestre, se mostró un alza de un 17,9% en la llegada de turistas, es decir, 3.344.340 visitantes, según datos de la Subsecretaría de Turismo.

Cabe señalar que las medidas de seguridad para recibir a los turistas que nos visitan se han incrementado, según informó el Gobierno. En nueve pasos fronterizos se aumentó en un 51 % las ventanillas de atención; aduanas por su parte, dobló el número de sus trabajadores y la PDI pasó de 803 a 975 funcionarios para los controles migratorios.