El gigante japonés del logo alado, acaba de estrenar la tercera generación de su gama de motos de cilindrada media que nació en 2013, y recibió un rediseño tres años más tarde. Ahora ya están en Chile, las nuevas CB500F y CBR500R.

  • 24 mayo, 2019

Se trata de motos ágiles, de atractivo diseño y con una buena performance en ciudad y autopistas, con una potencia controlable por gran cantidad de pilotos. La evolución de esta gama media, incluye cambios en el motor, que permiten aumentar la aceleración y recuperación, mejorando la potencia en un 4%. Otros cambios que tienen en común estas dos motos incluyen una nueva suspensión trasera, embrague asistido, iluminación completa con LEDs, instrumentación con nuevas indicaciones, y un nuevo escape, ahora de doble salida capaz de generar un ruido más intenso.

En el caso particular del modelo CB500F es una naked, que en su exterior recibe nuevas y radicales líneas que realzan las capacidades dinámicas que provienen de su nueva configuración de motor. Su estilo naked se ve potenciado con una nueva y agresivo look, más musculoso. Cuenta con nueva pantalla de instrumentos LCD inversa, que ahora incluye el indicador de marcha. Iluminación Full LED se añade a su oferta.

La CBR500R también se muestra más agresiva en esta generación, como una deportiva versátil para ciudad, sus carenados son más estrechos para mejorar la ergonomía y la libertad de movimientos. Cuenta con un doble faro de LED, que oficia de elemento central de su diseño.

Sus nuevos instrumentos LCD agregan ahora, un indicador de marcha engranada y otro de conducción eficiente. Su nuevo diseño propone una conducción más dinámica, con una posición de pilotaje que se inclina 8° más hacia delante; con el objetivo de mejorar la ciclística y el control en maniobra.

Cuenta con el mismo motor de la CB500F, capaz de alcanzar una potencia máxima de 47 HP a 8.500rpm, con un torque máximo de 43Nm alcanzado a 6.000rpm, ahora con un 4% más de potencia y torque entre 3.000 y 7.000rpm.

Como otra novedad para 2019, su caja de cambios de seis velocidades equipa un embrague asistido/anti-rebotes, que facilita subir marchas y suaviza las reducciones fuertes.