Justo cuando se encuentra en su peor momento como mandatario, con niveles de impopularidad récord, el presidente de Francia, François Hollande, hizo un mea culpa por el estado económico del país y se comprometió a acelerar las reformas. “No soy un presidente que debería arrepentirse. Soy el presidente que debería estar repuntando, respondiendo y reaccionando. […]

  • 7 mayo, 2014

francois-hollande

Justo cuando se encuentra en su peor momento como mandatario, con niveles de impopularidad récord, el presidente de Francia, François Hollande, hizo un mea culpa por el estado económico del país y se comprometió a acelerar las reformas.

“No soy un presidente que debería arrepentirse. Soy el presidente que debería estar repuntando, respondiendo y reaccionando. No tengo nada que perder”, dijo Hollande en una entrevista emitida en directo por la cadena de televisión BFM y la emisora RMC. “No estoy sordo, escucho la rabia, veo el descontento, y tengo que apurar la marcha”, aseguró.

A los bajos niveles de aprobación –que en abril llegó al 18%– se suma una encuesta dada a conocer por el instituto CSA que muestra que un 75% de los franceses no tiene confianza en que Hollande pueda resolver los problemas del país. 

Lee la noticia completa en Diario Financiero.