Esta es la prueba de que –a veces– los talentos también se heredan. Nicolás, el hijo mayor del empresario Guillermo Luksic, llevaba dos años en Heinecken Paris, especializándose en el manejo financiero de la multinacional. Lo había enviado la CCU –compañía de la que su familia es controladora– y le estaba yendo muy bien. […]

  • 10 agosto, 2007

 

Esta es la prueba de que –a veces– los talentos también se heredan. Nicolás, el hijo mayor del empresario Guillermo Luksic, llevaba dos años en Heinecken Paris, especializándose en el manejo financiero de la multinacional. Lo había enviado la CCU –compañía de la que su familia es controladora– y le estaba yendo muy bien. Todo indicaba que volvería a Chile convertido en gerente general de algunas de las filiales de la firma cervecera, o bien, que atraería nuevos negocios al portafolio de su padre. Pero Nicolás Luksic Luco (28) –ingeniero comercial de la Finis Terrae– ha seguido otro derrotero. Postuló, junto a varios profesionales de estatura, al private equity de la oficina francesa de AXA Investment Managers (AXA IM). Y quedó. Por estos días está por asumir su nuevo puesto y, así como van las cosas, lo más probable es que termine radicado en la ciudad luz.

Ubicada en el número 14 de entre las 100 mejores gestoras mundiales, AXA IM tiene 550.000 millones de euros bajo gestión y más de 2.800 empleados distribuidos en 19 países.