Los creadores de YX Wireless son Felipe Vásquez, Michael Leatherbee y Alejandro Patillo, quienes en 2004 se unieron para crear una firma de tecnología local que hoy compite en el mercado internacional con gigantes de talla mundial.

  • 24 julio, 2008

Los creadores de YX Wireless son Felipe Vásquez, Michael Leatherbee y Alejandro Patillo, quienes en 2004 se unieron para crear una firma de tecnología local que hoy compite en el mercado internacional con gigantes de talla mundial.

Confiesan que fue a punta de prueba y error que se metieron en el negocio de la tecnología, un rubro casi inexplorado hasta hace algunos años en el país y que se veía imposible de penetrar, frente a los gigantes globales en competencia. Pero estos tres ingenieros de a Universidad Católica Felipe Vásquez (32), Michael Leatherbee (33) y Alejandro Patillo (31) derrotaron sus temores, logrando que la tímida empresa que armaron en sus últimos años de universidad, hoy congregue a un selecto grupo de inversionistas. Entre ellos, el fondo Halcón de Econsult.

Pero, ¿en qué consiste este emprendimiento? YX Wireless es la compañía fabricante de los conversores celulares Telulink, dispositivos muy utilizados en las corporaciones para reducir los costos en llamadas a teléfonos celulares. El éxito de esta tecnología, según explica Michael Leatherbee, no sólo se da en el mercado local, sino internacional; de hecho, el 70% de su facturación actualmente viene de las ventas al extranjero, donde ya cuentan con presencia comercial, con una oficina corporativa en México y una representación en Brasil.

Llegar a este punto no fue nada fácil, tocaron decenas de puertas en busca de financiamiento, “36, para ser exactos” –puntualiza Leatherbee–, hasta que encontraron a tres inversionistas ángeles, quienes junto a CORFO hicieron posible la primera expansión de la compañía. Eso fue en 2004… al llegar a 2006 YX Wireless ya había llegado al punto de equilibrio.

Pero hacía falta algo más. Los pedidos desde el extranjero indicaban que debían dar un nuevo salto. Fue así como ese mismo año se incorporó el fondo Halcón a la propiedad de la compañía. “Necesitábamos desarrollar más tecnología, fortalecer nuestra área de investigación y ampliar nuestra presencia comercial”, recuerda el fundador.

A dos años de la apuesta, han incorporado nuevos productos a su portafolio, y hoy venden cerca de 20 mil dispositivos al año y generan ventas por 2,6 millones de dólares.

Sus competidores son nada menos que empresas de la talla de Huawei. Pero el desarrollo de estos productores locales, según cuentan, no tiene nada que envidiar a los gigantes mundiales. De hecho, parte de su tecnología la mandan a fabricar en Taiwán, precisamente a la empresa que elabora componentes para HP.