Posiblemente la celebración original habría contemplado música en vivo pero el baterista no permitió que la pandemia arruinará del todo la ocasión, mal que mal se trata de las ocho décadas de un Beatle.