Uno de los objetivos que se plantean en este tema es “resguardar los derechos y proteger a los usuarios del sistema financiero para preservar la confianza que tienen en el”.

  • 26 julio, 2018

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, se refirió a la masiva filtración de datos sensibles de clientes bancarios del país una vez terminada la reunión del Consejo de Estabilidad Financiera (CEF) en Teatinos 120, donde calificó como un “robo” el hecho.

“Ayer ocurrió un robo de información que afectó a alrededor de 14 mil tarjetas de crédito”, comenzó señalando a lo que añadió que “con la información disponible, podemos decir que el robo no ocurrió en el sistema bancario“, dando un espaldarazo a la banca.

Asimismo, indicó que “por el momento que no hay uso fraudulento de la información“.

Con estos datos sobre la mesa, Larraín afirmó que como CEF “podemos decir responsablemente que no estamos en presencia de un problema sistémico. No está en riesgo la estabilidad del sistema financiero ni la cadena de pagos”.

El titular de Hacienda precisó que de las 14 mil tarjetas afectada, hay 2.488 que son tarjetas de crédito y débito activas. “Para tener una idea de la magnitud, esto corresponde a menos de 1 por 10 mil de las 38 millones de tarjetas de débito y crédito activas”, dijo.

Pese a que la magnitud es menor, Larraín aseguró que tanto al CEF como al ministerio de Hacienda “nos preocupa este tipo de incidentes porque afecta la confianza y la tranquilidad con el que las personas utilizan y operan en el sistema financiero”.

Con todo, el jefe de las finanzas públicas hizo declaraciones de calma para los usuarios, pues confirmó que bancos e instituciones ya han bloqueado las tarjetas afectadas.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.