[tweetable]El efecto positivo es independiente del momento en que se adquieran los idiomas[/tweetable]. Hablar más de un idioma no sólo facilita la comunicación en un mundo cada vez más interconectado. También es útil para conservar en buen estado el cerebro con el paso de los años, según han subrayado distintas investigaciones. Esta semana, un trabajo […]

  • 2 junio, 2014

Flickr-bilingüismo

[tweetable]El efecto positivo es independiente del momento en que se adquieran los idiomas[/tweetable]. Hablar más de un idioma no sólo facilita la comunicación en un mundo cada vez más interconectado. También es útil para conservar en buen estado el cerebro con el paso de los años, según han subrayado distintas investigaciones.

Esta semana, un trabajo publicado en Annals of Neurology profundiza en esta línea y demuestra que el bilingüismio retrasa el deterioro cognitivo asociado a la edad y lo hace independientemente del cociente intelectual del sujeto y del momento en que se adquieran las lenguas distintas a la materna. “La evidencia reciente sugería un impacto positivo del bilingüismo sobre la cognición. Sin embargo, esto podría deberse a que monolingües y bilingües podrían tener una capacidad cognitiva distinta de base”, explican los investigadores, dirigidos por Thomas H. Bak, profesor de la Universidad de Edimburgo y uno de los principales investigadores en la materia.

Precisamente para tratar de dilucidar si era un cerebro especial el que favorecía el aprendizaje de otras lenguas o si, por el contrario, era el bilingüismo el que confería un efecto protector al órgano del traje gris, el equipo de Bak recuperó los datos de 853 pacientes que habían sido reclutados para una investigación en Edimburgo en su niñez en los años 30. En 1947, estos individuos -que tenían menos de 11 años- se sometieron a distintas pruebas, como una valoración de su cociente intelectual.

Lee la noticia completa en El Mundo.es