El grupo Luksic finalmente cerró el capítulo de Lucchetti en Perú. Después del revés judicial que tuvieron ante el Ciadi en 2005 –cuando el tribunal arbitral declaró no tener jurisdicción para conocer la demanda de indemnización contra el Estado peruano–, hace un par de semanas se produjo la venta definitiva de la polémica planta ubicada […]

  • 16 abril, 2008

El grupo Luksic finalmente cerró el capítulo de Lucchetti en Perú. Después del revés judicial que tuvieron ante el Ciadi en 2005 –cuando el tribunal arbitral declaró no tener jurisdicción para conocer la demanda de indemnización contra el Estado peruano–, hace un par de semanas se produjo la venta definitiva de la polémica planta ubicada en la reserva ecológica de los Pantanos de Villa (en la municipalidad de Chorrillos).

Aunque se mantiene bajo estricta reserva el nombre de la firma que adquirió el último activo de la chilena en el vecino país, lo cierto es que confirmaron que se trata de una empresa local, la que desembolsó una cifra cercana a los 3 millones de dólares por la mencionada planta. La cifra es muy inferior a los 15 millones de dólares que se invirtieron en levantar la fábrica en una superficie de 14.500 m2. Eso, sin contar con los más de 20 millones de dólares que se desembolsaron en equipos.

Sobre el nuevo destino de la fábrica no hay nada seguro. De hecho, en la municipalidad de Chorrillos aseguran que no han recibido ninguna solicitud para realizar ningún tipo de operaciones en el lugar.