En su batalla contra el espionaje, Google trabaja en la función máxima de seguridad y privacidad. Así, [tweetable]Gmail refuerza la seguridad de sus correos a través de la encriptación “End-to-End“[/tweetable] (de extremo a extremo), una herramienta que impide que alguien revise los correos electrónicos de sus usuarios. En concreto, la herramienta convierte los correos de […]

  • 4 junio, 2014

Foto Flickr_gmail

En su batalla contra el espionaje, Google trabaja en la función máxima de seguridad y privacidad.

Así, [tweetable]Gmail refuerza la seguridad de sus correos a través de la encriptación “End-to-End“[/tweetable] (de extremo a extremo), una herramienta que impide que alguien revise los correos electrónicos de sus usuarios.

En concreto, la herramienta convierte los correos de sus usuarios en un código, de manera que la única persona que puede ver la información que contiene el correo en texto sencillo es la persona a la cual iba dirigido el correo.

La extensión, que sólo puede utilizarse desde el navegador de Google Chrome, fue creada para impedir que los hackers, e incluso la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés), espíen los correos privados.

Este tipo de encriptación fue la que usó el ex contratista de la NSA, Edward Snowden, para comunicarse con los periodistas antes de que el año pasado diera a conocer documentos que probaban el grado de vigilancia del gobierno de Estados Unidos.

“End-to-End” por el momento sólo se encuentra disponible en período de puebra pública, aunque en los próximos meses podrá descargarse y añadir al navegador.

Revise el artículo completo en The Guardian.