Llegó con la promesa de revolucionar el mercado aéreo chileno, pero no pudo. Finalmente Gol se va de Chile y a fines de septiembre tendrá cerradas las pocas oficinas que le van quedando, desde que en julio pasado anunció que dejaría de vender pasajes. Actualmente sus ejecutivos están terminando de cerrar toda la operación local, […]

  • 20 agosto, 2012

Llegó con la promesa de revolucionar el mercado aéreo chileno, pero no pudo. Finalmente Gol se va de Chile y a fines de septiembre tendrá cerradas las pocas oficinas que le van quedando, desde que en julio pasado anunció que dejaría de vender pasajes. Actualmente sus ejecutivos están terminando de cerrar toda la operación local, pagando deudas y cancelando los permisos que tenían, pero no descartan volver.

La idea es que una vez que el negocio a nivel internacional mejore, puedan retornar a operar algunas de las rutas que tenían.

La compañía de bajo costo fundada por el exitoso empresario brasileño Constantino de Oliveira Junior desembarcó en Chile a mediados de 2006 con cinco vuelos diarios y rutas hacia Buenos Aires, Sao Paulo, Porto Alegre y Lima. Pero, en 2008 debió cambiar sus planes debido a los malos niveles de ocupación en la ruta Sao Paulo-Santiago  y a que sólo la operación hacia la  capital argentina era rentable.

El 10 de agosto pasado, el banco de inversiones UB recomendó volver a comprar los papeles de GOL debido a que sus planes de reestructuración están comenzando a dar resultados. En lo que va del año las acciones de la firma acumulan una baja de 16%.