Pese a las críticas generadas por parte de la Iglesia, la oposición y otros organismos, el primer ministro británico David Cameron y su gobierno de coalición de conservadores y liberal-demócratas aplican, desde hoy, radicales reformas al sistema social y de salud. Entre estas medidas, se encuentra la asignación a los médicos de cabacera de Inglaterra […]

  • 1 abril, 2013

Pese a las críticas generadas por parte de la Iglesia, la oposición y otros organismos, el primer ministro británico David Cameron y su gobierno de coalición de conservadores y liberal-demócratas aplican, desde hoy, radicales reformas al sistema social y de salud.

Entre estas medidas, se encuentra la asignación a los médicos de cabacera de Inglaterra de los presupuestos estatales, lo que ha sido fuertemente atacado.

Entre los cambios en el sistema de beneficios, los inquilinos en edad de trabajar que viven en viviendas sociales y tienen dormitorios libres sufrirán recortes en sus subsidios.

El gobierno dice que esto ayudará a que se liberen casas más grandes para las familias que las necesitan. También asegura que las reformas ayudan a controlar el gasto y a incentivar el empleo.

Las críticas a esta nueva legislación apuntan a que las reformas son como una privatización del sistema y algunos dicen que los mayores afectados serán los más pobres. La implementación de éstas ya ha generado fuertes opositores.

Para más información entra a BBC Mundo.