Es el cambio legal más esperado por la industria salmonera. El sector lleva más de seis años intentando –sin éxito, hasta el momento- que la autoridad dicte una normativa que permita la fusión y relocalización de concesiones acuícolas. Ahora, la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura (Subpesca, liderada por Eduardo Riquelme), decidió dar un paso vital […]

  • 27 agosto, 2018

Es el cambio legal más esperado por la industria salmonera. El sector lleva más de seis años intentando –sin éxito, hasta el momento- que la autoridad dicte una normativa que permita la fusión y relocalización de concesiones acuícolas.

Ahora, la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura (Subpesca, liderada por Eduardo Riquelme), decidió dar un paso vital y lanzará un plan piloto para implementar las tan mentadas fusiones y relocalizaciones de las concesiones salmoneras, lo que para la industria redundará en una mejora en la productividad, gracias a un mayor estándar sanitario.

La autoridad anunció que elaborará, a partir de toda la información territorial, ambiental, sanitaria y oceanográfica que tiene a su disposición, una propuesta de fusión y relocalización de concesiones en dos agrupaciones piloto. Posteriormente, citará a reunión a los actores a objeto de ir afinando una propuesta que avance hacia un modelo con menos concesiones, más grandes y más distanciadas, pero sin que exista un aumento de la actual capacidad instalada.

“El proceso de fusión y relocalización de concesiones es muy importante para la industria salmonera, porque va a permitir más distancia entre los centros productivos, con claros beneficios medioambientales y sanitarios”, destacó Arturo Clement, presidente de SalmonChile, gremio que agrupa a las principales empresas del sector.

Pese a que las empresas buscan aumentar sus centros productivos, ante las mejoras que evidencia el sector (con altos precios a nivel internacional) la autoridad ha sido cauta, sobretodo a la hora de otorgar nuevas concesiones en Magallanes, zona natural de expansión de la industria.

Así es como la entrega de nuevos permisos ha estado limitada, con el objetivo de no sobrecargar las zonas donde se cultiva la biomasa y, en definitiva, evitar episodios como los vividos entre 2008 y 2009 producto del virus ISA, que generó millonarias pérdidas para la industria y miles de trabajadores despedidos en Los Lagos y Aysén.

Tras la grave crisis, la autoridad dictó una serie de cambios normativos, los que elevaron los estándares de cuidados ambientales.

Luego, en marzo de 2014, se estableció una ley de relocalización para el desarrollo de centros más grandes y alejados unos de otros, y así reducir la posibilidad de contagio –en caso de enfermedades virales en el cultivo- entre distintas concesiones acuícolas.

Al poco andar se advirtió que esto no era posible de implementar si no se podían relocalizar con la misma prontitud concesiones de otros cultivos (principalmente algas y mitílidos), por lo que se impulsó un proyecto de ley de relocalización de concesiones de mitilios, el cual ya fue aprobado en general por la Cámara de Diputados.

A esto se debe sumar que también está pendiente el trámite del reglamento de caladeros de pesca, que son las zonas donde, principalmente los artesanales, pueden calar o bien lanzar sus redes de pesca, lo que también está avanzando.

“Para retomar el proceso de relocalización de concesiones de salmones es necesario que se den dos condiciones. La primera es que se encuentre vigente el proyecto de ley de mitílidos que amplía el proceso de relocalización a las demás concesiones distintas de salmones, para abordar el tema del ordenamiento territorial en toda la acuicultura, y tener resuelto de tema de caladeros de pesca”, señalaron desde la Subpesca. Pese a esto, según la autoridad, el proceso de relocalización salmonera “ya se está llevando a cabo por cuanto nos interesa validar rápidamente nuestra propuesta, porque creemos que una vez iniciado este proceso, otras agrupaciones se verán interesadas en avanzar en el mismo sentido”.

¿En qué zona y con qué empresas se realizará el plan? “Estamos en proceso de identificar aquellas agrupaciones de concesiones de salmones que reúnan las características y condiciones para desarrollar el plan piloto que nos hemos propuesto”, señaló Subpesca.

La autoridad detalló que, como todo plan piloto, éste requiere de un proceso de iteraciones y validaciones que le permitan asegurar que se están alcanzando los objetivos sanitarios propuestos a partir de la relocalización de concesiones. “Por tanto, nos daremos el tiempo que se requiera para alcanzarlos”, señaló.

Con todo, la autoridad es clara: el objetivo es que existan menos concesiones, más grandes y más distanciadas entre sí, “en atención a los beneficios sanitarios y ambientales que ello generaría, además de facilitar la fiscalización del sector”.

 

Fuente: Diario Financiero