Las declaraciones de Alfredo Jocelyn-Holt, en una entrevista publicada por Capital, en la cual señalaba que ninguna persona que ha hecho negocios con Sebastián Piñera se expresaba bien de él, provocó inmediatas reacciones en el mundo empresarial. Una de ellas es la del abogado Guillermo Carey, quien en una carta a este medio señaló que […]

  • 17 marzo, 2009

Las declaraciones de Alfredo Jocelyn-Holt, en una entrevista publicada por Capital, en la cual señalaba que ninguna persona
que ha hecho negocios con Sebastián Piñera se expresaba bien de él, provocó inmediatas reacciones en el mundo empresarial. Una de ellas es la del abogado Guillermo Carey, quien en una carta a este medio señaló que estaba en absoluto desacuerdo con el historiador:

“En 1988 era socio con Sebastián Piñera en LADECO. Una mañana Sebastián me llamó para decirme que necesitaba vender sus acciones ya que quería hacer otra inversión y necesitaba comprometerse en firme durante la mañana. Le recordé que estaba por llegarnos una oferta, por parte de nuestras acciones, de Ansett de Australia, por un precio que podría ser más alto al que él me ofrecía a mí. El me contestó que por supuesto lo sabía; pero que necesitaba cerrar su otra operación en ese mismo momento y no podía esperar, por lo que yo acepté comprar. Tres horas más tarde nos llegó a los dos un télex de Ansett ofreciendo un precio sustancialmente mayor al que yo había acordado con Sebastián en la mañana por teléfono y sin que mediara documento alguno. Lo llamé para preguntar qué hacíamos y me contestó que él había cerrado de palabra conmigo y que la diferencia entre el precio que yo le compraba a él y el que yo le vendía a Ansett, con sólo horas de diferencia, me correspondía a mí. Se trataba de una cantidad importante de dinero y sólo tenía su palabra por teléfono. El la respetó como un caballero sin siquiera dudarlo.

Tuve una relación de socio muy buena con Sebastián y estaría encantado que me convidara a alguno de sus negocios. Yo creo
que el Sr. Jocelyn-Holt habló de más y debiera ser más serio y medir sus palabras”.