Por Antonieta de la Fuente Foto: Verónica Ortíz Los mercados mundiales están revueltos. China, el otrora gran motor del crecimiento, se desacelera, Estados Unidos comienza a retirar sus estímulos fiscales, en Europa algunas economías empiezan a salir de la recesión y los inversionistas salen en masa de mercados como Rusia y Ucrania para protegerse de […]

  • 30 mayo, 2014

Por Antonieta de la Fuente
Foto: Verónica Ortíz

Fred Meller

Los mercados mundiales están revueltos. China, el otrora gran motor del crecimiento, se desacelera, Estados Unidos comienza a retirar sus estímulos fiscales, en Europa algunas economías empiezan a salir de la recesión y los inversionistas salen en masa de mercados como Rusia y Ucrania para protegerse de los problemas geopolíticos que afectan esa zona.

Latinoamérica no queda ajena. Para bien o para mal, las economías de la región sufren las consecuencias del mundo, pero también las propias.

Es en ese contexto que Fred Meller, director general de Santander Global Banking and Markets Chile, entrega su análisis. Para Meller hay varias variables que mirar a la hora de sacar conclusiones sobre Chile. De partida, desestima que sean sólo los factores políticos los que están frenando la inversión interna. “Uno puede echarle bastante la culpa al entorno político. Pero la incertidumbre no es un hecho aislado en Chile. Tiene que ver con un hecho más global”, explica.

-¿Están preocupados por el escenario actual de la inversión en Chile?

-Tal vez lo que me preocupa es la exacerbación de los diálogos que hay respecto de Chile, pero aquí estamos hablando de que en vez de crecer este año en torno al 4 o 5%, la economía va a crecer entre un 3% a 3,5%.

-El mercado de capitales es un reflejo de lo que pasa en el mundo real y hoy la inversión en Chile está prácticamente parada, las empresas están muy cautas y no se están empujando grandes proyectos. ¿Cómo ven este escenario?

-La postergación de decisiones de inversión tiene que ver con la incertidumbre que causan un montón de factores: lo que ha pasado en la región y el precio de los commodities han tenido un efecto importante en Chile. Hemos visto que grandes mineras han postergado proyectos de inversión. El capex del último trimestre del año pasado se congeló. Y si eso tiene que ver con incertidumbre económica y política de cómo se van a concretar las reformas que está impulsando el Gobierno, ésa es una cara de la moneda. Se está anunciando la agenda de crecimiento, queda claro que el país necesita infraestructura y que hay problemas serios de déficit de energía. Y eso trae oportunidades. Se está haciendo un nuevo rayado de cancha y cuando las reglas estén claras, la gente va a empezar a tomar decisiones. No es muy diferente de lo que pasa en otros lados. Vemos que, en la medida que esos elementos se han ido dilucidando, finalmente la reforma tributaria es sólo un dato: la Bolsa este año en pesos ha rentado un 7% y en dólar cerca de un 2%.

 

La región

-¿Es Latinoamérica el problema?

-Si ves lo que ha pasado en los últimos meses, lo único que ha hecho Latinoamérica es decepcionar. Las cifras se han revisado a la baja. Pero eso genera oportunidades. Por ejemplo, Brasil tiene una relación precio-utilidad que está bajo el histórico. Y eso en algún minuto genera que el mercado de capitales vuelva a tomar ritmo. Y esto tiene que ver con un montón de factores.

[box num=”1″]

Habíamos visto muchos inversionistas de economías desarrolladas invirtiendo en la región, pero existe hoy una desinversión en Latinoamérica de los fondos globales en activos de la región. La región ha sufrido, pero los países andinos: Perú, Chile, Colombia, van a seguir con un crecimiento en torno o sobre el 4% el próximo año.

-Los volúmenes transados en la Bolsa local han caído con fuerza…

-Eso tiene que ver con un conjunto de factores, no sólo locales, sino externos. Pero hemos visto transacciones interesantes. El año pasado se vendió Cuprum, Cruz Blanca, Nutressa se compró el fondo Tres Montes Lucchetti, Itaú con Corpbanca. Hay sectores en los que ha habido mucho cuestionamiento y ruido político, como el sector de las pensiones y el tema de salud, pero creo que hoy la vista que hay desde el exterior es diferente. Cuando ves lo que ha pasado en Chile en los últimos tres años, en realidad los que han desinvertido en Chile son los mismos chilenos: las AFP están hoy en mínimos de inversión en acciones chilenas como porcentaje de sus montos administrados y los que han comprado grandes paquetes accionarios, han sido inversionistas extranjeros en los últimos años, que hoy no están participando mucho. Además, a eso a eso hay que adicionarle todos los temas regulatorios desde Estados Unidos que han limitado el apetito por riesgo de algunos participantes.

-¿Ha habido un cambio de tendencia en las inversiones?

-Lo que hemos visto es que antes eran los chilenos los que salían de compras por la región. Los Falabella, los Cencosud, pero lo que estamos viendo hoy, adicionalmente a eso, es que los brasileros se están dando cuenta de que deben tener una mayor diversificación regional y los colombianos también, como el caso de Nutressa que compró el fondo Tres Montes Luccheti o Sura, que ha hecho inversiones en la región. Un cambio importante es que los grandes players regionales también están empezando a salir de su propia geografía. Antes era un flujo más global que venía a Latinoamérica y hoy el flujo se nutre entre latinoamericanos y globalmente.

[box num=”2″]

Dónde estar

-A la hora de recomendar, ¿cuáles son las inversiones donde hay que estar en este minuto?

-Lo que uno ve hoy desde el punto de vista de inversión, es una sobreponderación en economías desarrolladas. Estados Unidos lo está haciendo muy bien. Las compañías han continuado reportando resultados positivos y, sin lugar a dudas, es un mercado en el que hay que estar. En Europa es un poco mixto, pero este año va a pasar de estar en recesión a crecer. Y, por lo tanto, hay algunas economías dentro de Europa que lo están haciendo bien y creo que van a tener un desempeño muy positivo, como el caso de España. Dentro de Latinoamérica, México es un país súper atractivo. Están haciendo reformas importantes que van a traer mucho flujo de capitales y cuando hablamos de Sudamérica, hoy creo que la Región Andina, tanto la economía colombiana, como peruana, como la chilena, son economías atractivas que van a estar creciendo en los próximos años todas sobre el 4%. Y creo que Brasil tiene un tremendo atractivo, pero viene un período eleccionario y, por lo tanto, va a tener más incertidumbre y una volatilidad importante. Hay que estar en el largo plazo, pero ahora estaría más cauto por ese lado.

-¿Qué pasa con Argentina? Hay algunos que apuestan a que en largo plazo, con un eventual cambio de gobierno, podría dispararse..

-En Argentina se han tomado ciertas medidas. Ha habido una liberación cambiaria, se están liberando algunos precios y hay ciertas señales que indican que están tratando de ordenar el curso de la economía. Y, efectivamente, la percepción de algunos economistas es que si Argentina logra equilibrar los desajustes que tiene, en el mediano a largo plazo, puede ser muy atractiva.

-Y mirando el mercado local, ¿qué sectores se ven más atractivos?

-Sin lugar a dudas, con las agendas procrecimiento, todo lo asociado a temas de infraestructura y energía va a ser muy atractivo y va a atraer mucho capital. En retail estaría más prudente, por el eventual aumento de desempleo producto de la desaceleración de la economía. Estaría más cauto, pero igual el país está con tasas de desempleo bastante cercanas al pleno empleo, por lo que el consumo en la segunda parte del año puede empezar a tirar más, porque se va a ver impulsado por un mayor gasto fiscal.

-¿Cómo ven el escenario del cobre con la desaceleración en China?

-Estuve hace poco en Londres con la gente del banco en China, y el mensaje que transmitían era de tranquilidad. Dado el régimen que tiene China, cuando el partido dice que quieren crecer al 7,5%, créeme que van a tomar todas las medidas para que eso suceda. Es un mercado que está muy regulado y controlado, el flujo de personas de áreas rurales a las ciudades con los permisos de trabajo está creciendo. Tienen las herramientas y las reservas. Entonces, podrá ser entre 7,4% a 7,8%, pero no creo que vaya a haber una desaceleración tal que crezca menos de 7%. •••