El equipo de inspección de armas químicas de la Organización de las Naciones Unidas se reunió en un suburbio de Damasco -controlado actualmente por los rebeldes sirios- con víctimas de lo que se presume sería un ataque con gas venenoso, informa el Huffington Post. Antes de la reunión, uno de los automóviles que transportaba a […]

  • 26 agosto, 2013

Vehiculo de la ONU en Siria. Foto EFE

El equipo de inspección de armas químicas de la Organización de las Naciones Unidas se reunió en un suburbio de Damasco -controlado actualmente por los rebeldes sirios- con víctimas de lo que se presume sería un ataque con gas venenoso, informa el Huffington Post.

Antes de la reunión, uno de los automóviles que transportaba a los especialistas sufrió un ataque, ya que fue disparado por francotiradores no identificados. Sin embargo, los pasajeros resultaron ilesos.

Un doctor sirio afirmó a Reuters que el equipo de la ONU ya había cruzado las fronteras del centro de la capital, el cual se mantiene bajo el control de las fuerzas del presidente Bashar al-Assad.

El grupo de rebeldes sostiene que las fuerzas del gobierno habrían disparado cohetes con gases, los cuales habrían terminado con las vidas de cientos de civiles, entre ellos niños.

Los agentes de la ONU también tomaron muestras de sangre de las víctimas para examinar si efectivamente se trata de un ataque químico deliberado. Este hecho podría traer nuevos argumentos para la comunidad occidental sobre si intervenir o no el país en conflicto, debido a su abuso de poder y extrema violencia.

Los expertos también tomarían muestras de cadáveres.

Algunos de los distritos que habrían sufrido este ataque fueron Mouadamiya, Irbin, Ain Tarma y Jobar.

Revise el artículo completo en el Huffington Post.