Como una forma gráfica de explicar la labor que cumple la fundación Fré surge este foto-reportaje a través del cual se quiere invitar a participar de las tareas que realiza la fundación y también  darle una cara a quienes participan activamente en este lugar. Las fotos han sido realizadas en distintos días de la semana, […]

  • 14 febrero, 2019

Como una forma gráfica de explicar la labor que cumple la fundación Fré surge este foto-reportaje a través del cual se quiere invitar a participar de las tareas que realiza la fundación y también  darle una cara a quienes participan activamente en este lugar.

Las fotos han sido realizadas en distintos días de la semana, incluso los días sábados que es  cuando más gente llega al recinto.

Por: María Isabel Maturana

La labor que cumple la fundación Fré es dignificar a los inmigrantes ayudándolos no solo con el idioma sino que también con la acogida, tratando de hacerles más amena su estadía en nuestro país.

 

En un principio se muestran tímidos frente a las cámaras, incluso molestos. Me dicen que ya han dicho muchas cosas negativas, que no quieren seguir apareciendo en los medios porque las generalizaciones son tremendas.

 

Algunos me cuentan que extrañan las playas de Haití y que cuando van por la vereda la gente pareciera mirarlos demasiado. Sienten que el general de los chilenos les tiene miedo.

 

En la medida en la que pasamos tiempo juntos dejan de verme como una amenaza. Conversamos y nos reímos aunque muchas veces ni nos entendemos.

 

Vuelvo otro día y además de saludos cordiales recibo abrazos por parte de algunos. Entiendo que han sufrido discriminaciones y que les cuesta abrirse con cualquiera.

 

El patio muchas veces se convierte en un centro recreacional. Bailan, cantan y las mujeres se peinan entre ellas.

 

Sábado am. Voluntaria cuida a una guagua de 6 meses mientras su madre toma clases de español.

 

Los días sábados son alrededor de 80 personas las que llegan hasta la fundación. No todos asisten a las clases de español, sino que algunos solo van a encontrarse con sus pares.

 

Voluntaria panameña cuidando a una guaguita haitiana de muy pocos meses. Ese día en la guardería habían 4 voluntarios: 3 extranjeros y 1 chilena.

 

Profesora lleva carteles en créole para que sean sus alumnos quienes estén obligados a explicar lo que significa la frase en español.

 

Las donaciones que llegan a la fundación van desde computadores hasta frutas. En esta y en la siguiente foto se puede ver como algunos disfrutan de este simple regalo.

 

 

Retrato en la guardería. Los niños solo quieren jugar y no son parte de la lucha social a la que se enfrentan sus padres día a día.

 

Anita gallardo trabaja hace un año en la fundación. Ella está a cargo del área infantil.

 

Madre después de tomar clase de español se reencuentra con su guagua.

 

Retrato de guardería. Viki.

 

Haitiana en clases de español aprendiendo a escribir desde los números hasta en qué lugar reside.

 

El fotográfo, Felipe Bordalí, luego de hacer un taller en la fundación recibe el apretón de mejillas por parte de una niñita haitiana.

 

Niño le pone los zapatos a su hermano, mientras en español le dice: «no quieres que se te quemen las pies».

 

Voluntario mientras juega con una niñita haitiana mira la ventana que hay en la mitad del techo de la guardería donde entran rayos de luz al lugar.

 

La bandera de Haití es lo primero que uno distingue en la pared derecha del patio. Sienten que la fundación es un pedacito de Haití en Chile.

 

John con ataque de risa por las cosquillas que le hacia un voluntario.

 

Haitianos recibiendo clases de español por parte de una profesora argentina. La única voz que se escucha es la de la profesora.

 

La guardería es un lugar recreacional tanto para los niños que van como para los voluntarios que entregan horas de su fin de semana para acompañar a estos niños.

 

Mamina es la mayor de sus hermanas. Mientras ellas están jugando Mamina las observa. Es la primera en acercarse y regalarme un dulce.

 

Una función importante que realiza la fundación es ayudar a los migrantes a escribir sus curriculums. Esta labor a veces se demora horas porque hay muchos que no manejan aun el español.

 

Retrato de guardería.

 

2 hermanos se encuentran con su prima, Viki, en la guardería mientras sus mamás están en clases de español.

 

Se aprecian las banderas de Haití y Chile una alado de otra. 2 haitianos capean el calor en la sombra.

 

Ropa que llega como donación a la fundación. Muchos haitianos adquirieron aquí su ropa de invierno. Otro voluntariado que se puede hacer es ir a clasificar y ordenar este lugar.