Esta mañana en una columna del New York Times se culpó a David Ebersman, Director de Finanzas de Facebook, de la pérdida de $50 mil millones de dólares en la salida de la red social a la bolsa. Entre las razones señaladas por el periodista neoyorkino, habría cometido tres errores: Inundar el mercado con un […]

  • 4 septiembre, 2012
Mark Zuckerberg

Esta mañana en una columna del New York Times se culpó a David Ebersman, Director de Finanzas de Facebook, de la pérdida de $50 mil millones de dólares en la salida de la red social a la bolsa.

Entre las razones señaladas por el periodista neoyorkino, habría cometido tres errores: Inundar el mercado con un 25% más de acciones que lo previamente planeado; nunca entender que, al salir a la bolsa, los inversionistas piden tres o cuatro veces más stock del que esperan obtener; preocuparse demasiado por evitar una sobrevaloración, lo que habría permitido que Facebook retuviera más dinero.

Sin embargo durante la tarde Forbes salió a la defensa de Ebersman -y otros inculpados- declarando que el único responsable del desplome de las acciones de la compañía -llevando a una pérdida de US$50 billones- es Mark Zuckerberg. No sólo por ser el fundador y CEO de la red social, sino porque siempre ha separado la estructura capital de Facebook de la empresa justificando el acto en que él quiere que el foco de la compañía esté en su producto.

De este modo Zuckerberg nunca le dio la real importancia al valor de las acciones -quedó demostrado cuando llegó a la apertura en la bolsa con sudadera y polerón con capucha- y pensó que podría seguir adelante con su genial creación sin preocuparse por lo que pasara en Wall Street. Por lo mismo,afirman que si Ebesman es el principal responsable del desastre Facebook es sólo porque en la compañía de Zuckerberg está bien excusarse y retirarse de algo tan importante como una oferta pública inicial.

Para ForbesZuckerberg es el único culpable no sólo porque sea un joven de 28 años amante de la tecnología al que “le pasaron la pelota”. Sino que la responsabilidad recae en él por ser el director ejecutivo de Facebook y haber intentado evitar el mercado de valores jugando con los capitalistas de riesgo.

Por último el medio concluye que Zuckerberg no estaba a la altura de la gestión y que por lo mismo ha causado problemas reales a su empresa, empezando por el hecho de que ahora le es más difícil atraer y retener talentos dentro de su empresa mientras debe competir con otros grandes como Google.

 

Lea la noticia completa en el artículo elaborado por Forbes