El movimiento con base en Estados Unidos crece cada vez más.  La meta es que una persona pueda ser financieramente independiente cuando llega a los 30, dejando de trabajar para dedicarse a vivir: Viajar, leer, aprender idiomas, tocar instrumentos, etc

  • 4 febrero, 2019

Fire (Financial Independence/ Retire Early) es el movimiento que lideran los millenials (jóvenes nacidos entre 1984 y 1999). Quienes deciden ahorrar la mayor cantidad de su sueldo para invertirlo en dividendos que les den los bancos y así ahorrar lo suficiente para máximo tener que trabajar hasta los 40 años.

Si quieres ser participe de esta corriente lo más importante es que sepas seguir la regla del 4%, La formula matemática es la siguiente: hay que hacer 25 veces lo que necesitas anualmente para poder retirarte y vivir con el 4% que el banco te da en dividendos. Por ejemplo, si necesitas $300.000 anualmente, esta regla indica que en total vas a tener que ahorrar $7.500.000.

Estos números, complicados para muchos,  los consiguen los jóvenes yanquis, programadores, empleados relacionados al mundo de los emprendimientos en Silicon Valley o al de las inversiones, donde se gana bastante más que la media.

El problema de la regla del 4% es el mercado. No es lo mismo un país primermundista en el que hay estabilidad económica y poca inflación, que uno como Argentina donde el 2018 la inflación superó el 40% . En Estados Unidos, por ejemplo, se estima que los precios de los bienes se duplican cada 20 años. Como explicó al medio argentino Anfibia, Jacob Lund Fisker, quien se retiró de su trabajo como físico a los 33, “es necesario poder hacer dinero e invertir en una economía estable”. Es decir: Invertir es clave. De lo contrario llegar a ahorrar lo necesario para poder retirarse es prácticamente imposible.

Pero no todo es viajar por el mundo y ser feliz. Alcanzar el retiro joven no es para nada fácil de alcanzar. Hay que ser austero y sacarle el máximo provecho cada moneda para sacarle el. Comer arroz, tallarines varias veces por semana, no consumir alcohol, moverse en bicicleta para no gastar en transporte público y hacer ejercicio en los gimnasios de sus trabajos –en Silicon Valley es muy común que las empresas tengan gym–. Son algunos sacrificios que hay que hacer si uno quiere dejar de trabajar antes.

Fuente: Axel Marazzi,  Revista Anfibia