Cuando un nuevo auto de la prestigiosa casa italiana Ferrari llega a Chile, es casi como ser testigo del arribo de un animal mitólogico: su precio, su exclusividad, su artesanía fusionada con la más depurada técnica, hacen que los fanáticos se peleen por sus fotos, los posibles dueños consulten por sus prestaciones y la prensa lo ilumine con sus focos. Es lo que ha pasado con la llegada del nuevo Ferrari Portofino.

  • 1 febrero, 2019

El último interante del distinguido portafolio de la casa del “cavallino rampante”, llega como un Gran Turismo con un bloque motriz V8 (ocho cilindros en V), con carrocería descapotable con techo duro, que luce tanto como un coupé fastback con techo, o un roadster spider, descapotado.

Su nombre apela a un pueblo costero de Italia, que pone nombre a tonalidad que se incluye dentro de las posibilidades del nuevo modelo: el rojo Portofino.

Sus apreciadas formas, provienen del Ferrari Design Centre, y para cambiar su carrocería de fastback a descapotado, su techo automático ofrece una apertura que demora 14 segundos y es posible realizarse con el auto en movimiento con un límite de velocidad de hasta 45km/h.

Como buen hijo de la casa de Enzo, su performance es de superdeportivo. Gracias a su motor V8 de 3.855 cc de desplazamiento, ofrece nada menos que 600 caballos de fuerza, con un torque máximo de 760 Nm. Son 40 caballos de poder más que su antecesor, el Ferrari California. Así, el nuevo “cavallino” acelera de 0 a 100 km/h en solo 3,5 segundos, con una velocidad máxima de 320 kilómetros por hora.

Las mejoras en el performance provienen no solo de su motor, sino también de la reducción de peso que llega hasta 80 kilos mediante la integración de componentes especiales, que en el conjunto entregan un gran equilibrio dinámico al nuevo Ferrari.

Hijo de su tiempo, la casa de Enzo no se queda atrás con infoentretenimiento para el Portofino; utiliza una interface con pantalla táctil de 10,25” divisible en dos, cuenta con nueva climatización ideada para cumplir con su misión, tanto con techo cerrado como abierto, y el sus asientos cuentan con regulación eléctrica de 18 vías, nuevo diseño de los respaldos que permiten más espacio en las plazas traseras, lo que lo define como uno de los gran turismos descapotables más avanzados de la exclusiva oferta premium disponible en nuestro país.