La próxima semana, Felipe Larraín jurará como ministro de Hacienda por segunda vez. Dice que la vez pasada el gobierno de Sebastián Piñera creó demasiadas expectativas, que su cargo esta vez será más político y con más calle, y asegura que no le sube el ego volver a Teatinos 120. Sobre la situación económica del país, señala: “Si no crecemos, es difícil hacer una política social potente, por la simple realidad de que no hay recursos”.

Fotos: Verónica Ortíz