Más de cuatro mil hinchas azules cruzaron la cordillera el pasado 14 de junio para ver el partido de la U contra Boca Juniors. Y fue tanto el interés, que muchos chilenos se aventuraron y llegaron a La Bombonera sin tener una entrada asegurada. El que no quiso correr riesgos fue Leonardo Farkas. El empresario minero arrendó nada más y nada menos que el palco de Maradona para ver el duelo de la semifinal de la Copa Libertadores, que tiene un costo de 30 mil dólares.

  • 19 junio, 2012

Más de cuatro mil hinchas azules cruzaron la cordillera el pasado 14 de junio para ver el partido de la U contra Boca Juniors. Y fue tanto el interés, que muchos chilenos se aventuraron y llegaron a La Bombonera sin tener una entrada asegurada. El que no quiso correr riesgos fue Leonardo Farkas. El empresario minero arrendó nada más y nada menos que el palco de Maradona para ver el duelo de la semifinal de la Copa Libertadores, que tiene un costo de 30 mil dólares.

El balcón es el único que tiene una huincha amarilla, color que cruza la camiseta del equipo trasandino y cuenta con diez asientos, espacio suficiente para que el empresario no estuviera solo. Farkas invitó con todo pagado a su sobrino Allan; a dos gerentes de sus empresas; su abogado con su hija y Paribeth, el pololo de Tonka Tomicic, quienes disfrutaron de un cóctel en el lugar. Todos llegaron el jueves a mediodía a Buenos Aires y se alojaron en el hotel Hyatt para volver a Chile el viernes en la tarde. Los que no tuvieron tanta suerte fueron el senador, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, quien llegó al estadio junto a Juan Carlos Latorre y Edmundo Hermosilla. Los tres no lograban entrar al estadio debido a que no quedaban entradas; tanto así, que según testigos, Frei tuvo que apelar a su condición de ex presidente de Chile para entrar a ver el duelo.