De la mano del retailer nacional, en los próximos días debutará en el país Google Pay, plataforma desarrollada por el gigante tecnológico para pagar desde dispositivos móviles.

  • 20 noviembre, 2018

El grupo Falabella busca cerrar todos los flancos tras el boom del comercio a través de internet. Por esto, se acaba de aliar con el gigante tecnológico Google para entrar de lleno en el negocio del pago electrónico.

Así es como, de la mano del retailer nacional, debutará en los próximos días en el país Google Pay, plataforma desarrollada por la firma estadounidense que permite el pago desde dispositivos móviles, como teléfonos celulares.

Frente a la consulta de Diario Financiero, desde Falabella señalaron que no comentan rumores, mientras que desde Google dijeron que no hay información disponible para entregar.

La plataforma de Google está actualmente disponible en varios mercados, como Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda, Australia, Hong Kong y Japón, entre otros.

El gran atractivo, destacan los expertos, es que con este sistema de pago se pueden efectuar compras en comercios físicos, páginas web y aplicaciones sin necesidad de utilizar dinero en efectivo o las tarjetas.

Junto a esto, se pone de relieve que cuando se usa un teléfono móvil para pagar en un local comercial, Google Pay no envía el número real de la tarjeta asociada. En su lugar, se usa un número alternativo para así mantener seguros los datos del usuario.

El sistema sólo podrá ser usado en tiendas que tengan un dispositivo que acepte el pago a través de este medio; si bien en primera instancia sólo sería en los locales de Falabella (y sus filiales como Tottus y Sodimac), se espera que Google cierre acuerdos con otras compañías.

Google Pay, anteriormente conocido como Android Pay, se volvió a lanzar en febrero como la respuesta de la empresa a Apple Pay. Actualmente, a nivel global, se ubica como el tercer servicio de pagos móviles más popular, detrás de Starbucks y Apple, pero por delante de Samsung Pay, según eMarketer.

Nuevo campo de batalla

Al igual que otras grandes empresas minoristas de ladrillo y cemento en el mundo, Falabella está haciendo todo lo posible para mantenerse al día con los grandes avances de la tecnología.

A mediados de este año, y para fortalecer sus ventas online, la compañía concretó la compra de Linio, uno de los operadores de comercio electrónico más importantes de Latinoamérica, en una operación valorada en US$ 138 millones.

Junto a esto, la firma –al igual que otros grandes operadores como Cencosud y Ripley- ha fortalecido toda su logística para responder a la avalancha del canal online y, junto a esto, prepararse para la inminente llegada de firmas de talla mundial como Amazon.

Si bien hoy la batalla entre los retailers se concentra actualmente en la creciente demanda por recibir pedidos en la puerta de la casa en el menor tiempo posible, varios consultados afirman que la próxima disputa estará en los medios de pago.

Los beneficios para los consumidores son relevantes: tiempos de pago más rápidos, transacciones más seguras y más conexiones a ofertas basadas en datos.

Pero, junto a esto, los retailers se están preparando para la llamada tienda del futuro.

Desde que Amazon abrió su primera tienda Amazon Go sin cajero en EEUU, a fines de 2016, otras compañías se han visto obligadas a responder de manera inmediata. Otras empresas, como los principales retailers chilenos, aún tienen espacio para desplegar sus estrategias a mediano plazo.

Pero el tiempo corre. Amazon ha abierto varias ubicaciones adicionales de Amazon Go, incluso en Seattle y San Francisco, y, la semana pasada, Sam’s Club –filial de Walmart- dijo que abriría una tienda “Sam´s Club Now” en Dallas, Texas.

Suma y sigue. Una de las cadenas internacionales más antiguas está anunciando un nuevo sistema similar de pagos sin cajero.

7-Eleven está incorporando un nuevo proceso de pago móvil llamado Scan & Pay. Los compradores pueden rastrear sus artículos escaneando el código QR de un producto con su teléfono y pagando con la aplicación móvil de recompensas 7-Eleven. La compañía, que opera más de 65 mil tiendas en 17 países, está realizando una prueba piloto de Scan & Pay en 14 tiendas de Dallas, y planea expandir el servicio a ciudades adicionales en 2019.

Los clientes pueden pagar utilizando Apple Pay, Google Pay o una tarjeta de crédito o débito tradicional. Los únicos productos a los que se les prohíbe el pago sin caja son alimentos calientes, boletos de lotería, alcohol y tabaco.