• 13 julio, 2018

La semana pasada, y en paralelo al trabajo que encabeza Paula Vial en la estrategia judicial de Nicolás López, el estudio del penalista Luis Ortiz Quiroga se sumó al bullado caso que cuestiona al director de cine, acusado de acoso sexual y laboral.

El bufete, entre cuyos socios están, además de Ortiz, los juristas Cristián Muga, Rodrigo Aldoney, Rodrigo Ávila y Leonardo Battaglia, fue contactado por Miguel Asensio. El entonces socio de López en la productora Sobras, a medida que el escándalo escalaba, decidió pedir asesoría judicial. Así, anunciaron primero la salida de López de la firma, y luego, optaron por cerrarla: la idea es que Asensio, se quede con el negocio y lo reinvente.

En este proceso de clausura el ex socio de López, quien es marido de la actriz Paz Bascuñán, protagonista de varias de las películas de Sobras, ha pimponeado sus decisiones junto a los abogados de Ortiz.

La oficina legal tiene experiencia en casos de abuso. Han asesorado tanto a víctimas como a acusados: encabezaron la querella contra el ex ejecutivo del Banco BBVA, Jorge Tocornal; asesoran al sacerdote John O´Really; y Ortiz también fue abogado del religioso Fernando Karadima.