Un nuevo estudio de abogados debutó a mediados de enero. Se trata de Diez, Espinoza, Laso & Correa (Delc abogados) que nace de la fusión de dos ex BBVA –Alejandra Diez, ex fiscal, y Mario Espinoza, ex abogado jefe del banco-, más Juan Agustín Laso y Max Correa, quienes decidieron independizarse del estudio Ossa, Izcue y Montes.

Ya instalados en sus nuevas oficinas en Apoquindo, Correa cuenta que “nuestro plan es transformarnos en una oficina atendida por sus propios dueños. No aspiramos a crecer más de lo que somos –los cuatro socios, más tres abogados– sino que vamos a ser lo más boutique posible”. Apuntando a las áreas de Derecho inmobiliario, tributario, corporativo, financiero y bancario, asegura que “al cliente que pida asesoría se la van a prestar directamente los socios”. Habrá que ver qué dice el tiempo.

  • 27 enero, 2011

Un nuevo estudio de abogados debutó a mediados de enero. Se trata de Diez, Espinoza, Laso & Correa (Delc abogados) que nace de la fusión de dos ex BBVA –Alejandra Diez, ex fiscal, y Mario Espinoza, ex abogado jefe del banco-, más Juan Agustín Laso y Max Correa, quienes decidieron independizarse del estudio Ossa, Izcue y Montes.

Ya instalados en sus nuevas oficinas en Apoquindo, Correa cuenta que “nuestro plan es transformarnos en una oficina atendida por sus propios dueños. No aspiramos a crecer más de lo que somos –los cuatro socios, más tres abogados– sino que vamos a ser lo más boutique posible”. Apuntando a las áreas de Derecho inmobiliario, tributario, corporativo, financiero y bancario, asegura que “al cliente que pida asesoría se la van a prestar directamente los socios”. Habrá que ver qué dice el tiempo.

Un nuevo estudio de abogados debutó a mediados de enero. Se trata de Diez, Espinoza, Laso & Correa (Delc abogados) que nace de la fusión de dos ex BBVA –Alejandra Diez, ex fiscal, y Mario Espinoza, ex abogado jefe del banco-, más Juan Agustín Laso y Max Correa, quienes decidieron independizarse del estudio Ossa, Izcue y Montes.

Ya instalados en sus nuevas oficinas en Apoquindo, Correa cuenta que “nuestro plan es transformarnos en una oficina atendida por sus propios dueños. No aspiramos a crecer más de lo que somos –los cuatro socios, más tres abogados– sino que vamos a ser lo más boutique posible”. Apuntando a las áreas de Derecho inmobiliario, tributario, corporativo, financiero y bancario, asegura que “al cliente que pida asesoría se la van a prestar directamente los socios”. Habrá que ver qué dice el tiempo.