El actual ministro de Hacienda, Ignacio Briones tiene una secreta debilidad: el buen comer. Puede ser que en su paso por Francia –donde estudió un doctorado en Economía Política en París- descubriera el placer por la buena mesa. Volviendo a Chile lo ejerció en calidad de experto. Bajo el seudónimo de Eugenio de la Cruz, […]

  • 23 noviembre, 2019

El actual ministro de Hacienda, Ignacio Briones tiene una secreta debilidad: el buen comer. Puede ser que en su paso por Francia –donde estudió un doctorado en Economía Política en París- descubriera el placer por la buena mesa. Volviendo a Chile lo ejerció en calidad de experto. Bajo el seudónimo de Eugenio de la Cruz, el ministro Briones fue por cerca de tres años el crítico gastronómico de la legendaria Revista COSAS. Era coautor de esa columna con otro economista, también experto en temas culinarios. En COSAS muy pocos sabían su verdadera identidad. Siempre se mantuvo en secreto y señalan que tenía una forma muy particular de escribir sus experiencias culinarias. “Era una crítica muy sofisticada y profesional que incluía incluso una tabla de porcentajes por cada ítem. Se calificaba la mesa, la atención, la calidad de los ingredientes y el certero punto de cocción”, cuenta un antiguo colaborador de la revista.