Por ahora estamos bastante familiarizados con los mayores desencadenantes de cáncer en nuestras vidas, carnes procesadas, los fumadores y contaminantes causantes de tumores en el aire, por nombrar unos pocos. Pero resulta que [tweetable]hay otro colaborador oculto para el cáncer que ocupa gran parte de nuestra vida cotidiana: el estar sentado.[/tweetable] En un estudio publicado […]

  • 20 junio, 2014

Flickr-sentado

Por ahora estamos bastante familiarizados con los mayores desencadenantes de cáncer en nuestras vidas, carnes procesadas, los fumadores y contaminantes causantes de tumores en el aire, por nombrar unos pocos. Pero resulta que [tweetable]hay otro colaborador oculto para el cáncer que ocupa gran parte de nuestra vida cotidiana: el estar sentado.[/tweetable]

En un estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute, los investigadores informan que las personas que pasan más horas al día sentados tienen hasta un 66% más de riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer que los que no son tan sedentarios.

Estos resultados van más allá de las recomendaciones por la mayoría de profesionales de la salud de que todo el mundo sea más activo físicamente. En la revisión de 43 estudios en los que se pedía a los voluntarios acerca de sus actividades diarias y su incidencia de cáncer, los investigadores encontraron que el vínculo entre estar sentado y el cáncer era fuerte, no importaba cómo fuera la actividad física de los participantes. En otras palabras, incluso las personas que trabajaron con regularidad, pero que pasaban más horas en el sofá viendo la televisión, por ejemplo, mostraron tasas más altas de cáncer que aquellos que no están tanto sentados.

El sedentarismo se asoció con un 24% más de riesgo de desarrollar cáncer de colon, un 32% más de riesgo de cáncer de endometrio y un 21% más de riesgo de cáncer de pulmón.

Lee la noticia completa en Time