La crisis financiera global. Ése sería el motivo por el que el capitalismo y el neo-liberalismo estaría perdiendo su poder en el mundo, afirma Qiushi Online, la revista del Comité Central del Partido Comunista de China -artículo replicado en inglés en Chinascope-. Bajo el título “La caída del fundamentalismo del mercado en Occidente“, el medio asiático […]

  • 28 enero, 2013
Occupy Wall Street

Occupy Wall Street

La crisis financiera global. Ése sería el motivo por el que el capitalismo y el neo-liberalismo estaría perdiendo su poder en el mundo, afirma Qiushi Online, la revista del Comité Central del Partido Comunista de China -artículo replicado en inglés en Chinascope-.

Bajo el título “La caída del fundamentalismo del mercado en Occidente“, el medio asiático señala que Estados Unidos ha hecho uso de este régimen económico para “impulsar su hegemonía en el resto del mundo”. Sin embargo, cita la publicación, el país ha visto perder el poder debido a la crisis que su propio sistema generó.

Qiushi Online destaca que el desempleo en el mundo ha alcanzado cifras máximas y que la diferencia entre los más ricos y los más pobres ha crecido. Esto ha provocado la ira de grupos sociales, lo que ha dado vida a protestas ciudadanas como el movimiento Occupy Wall Street.

“La crisis ha dejado al descubierto las ilusiones del capitalismo. El modelo estadounidense, que muchas élites elogiaban, ha perdido su atractivo y ha sido desacreditado”, dice la publicación y nombra a expertos de Occidente que piensan lo mismo.

Por ejemplo, Klaus Schwab -fundador y presidente del Foro Económico- ha descrito al modelo como “anticuado” y que estaría “desmoronándose”. Kenneth Rogoff -economista jefe del Fondo Monetario Internacional- se ha referido a varios problemas que presenta el sistema actual y ha señalado que el actual capitalismo es en sí una “fase transitoria”.

Otros, como Sharan Burrow -secretario general de la Confederación Internacional Sindical- ha repetido que el capitalismo del siglo XX está quedando obsoleto y que no encajaría en el siglo XXI.

Revise el artículo completo en Chinascope.