Conozca cómo y donde invertir este año, ahora que los especialistas dicen que hay agua suficiente para tirarse a la piscina. Vea quiénes son los personajes que manejan sus inversiones e identifique cuál es su perfil de inversionista. Y, por supuesto, cómo invertir en uno mismo. Por equipo Capital

 

  • 22 febrero, 2011

Conozca cómo y donde invertir este año, ahora que los especialistas dicen que hay agua suficiente para tirarse a la piscina. Vea quiénes son los personajes que manejan sus inversiones e identifique cuál es su perfil de inversionista. Y, por supuesto, cómo invertir en uno mismo. Por equipo Capital

 
 
 
 
 
aaaaaaaaaa
 

{mospagebreak}
Los 10 instrumentos clave para invertir en 2011

Si a principios de 2009 la cautela marcaba la pauta, ahora los especialistas dicen que hay agua suficiente como para tirarse a la pisc ina, aunque siendo siempre selectivos y reconociendo los ambitos e ins trumentos adecuados para que la navegacion resulte mas fluida y provechosa. Defina objetivo, plazo, monto, riesgo y grado de liquidez de su inversion y, luego, revise las alternativas que presentamos a continuacion. Por Alejandra Claveria; Fotos, Veronica Ortiz.


Acciones en mercados desarrollados

Es cierto: hasta hace un tiempo todos condenaban a la tierra del tío Sam como a la gran causante de la debacle financiera. Pero las cosas han cambiado. Tanto así que todos, pero absolutamente todos los expertos que consultamos recomendaron invertir en ese mercado. “Estados Unidos debiera ser uno de los mejores espacios para invertir en acciones este año. Viene saliendo de una crisis, está barato y se está recuperando; además, mantiene su germen de productividad y riqueza”, diagnostica Eugenio Claro, socio director de Munita, Cruzat y Claro.

Pese a los problemas internos que aún muestra; entre ellos, la escasa recuperación del sector inmobiliario, altos niveles de endeudamiento de los gobiernos estatales y cesantía, Julio Náray, director de Inversiones de Van Trust Capital, sostiene que ese país crecerá lo suficiente como para revertir las tasas de desempleo y aumentar su consumo interno. Y en tal sentido, José Manuel Silva, director de Inversiones de LarrainVial, afirma que la clave está en destinar fondos a aquellas empresas que, pese a todo, han continuado creciendo, generando mucha caja, teniendo poca deuda y beneficiándose de la devaluación del dólar, como las de los sectores tecnológico, industrial y farmacéutico.

Parecido es lo que se pronostica para Alemania, el único país de Europa en donde se aconseja invertir a ojos cerrados. En su calidad de primer exportador del mundo, este mercado continuará siendo uno de los más estables del viejo continente, aunque sus vecinos no puedan decir lo mismo. “Estamos optimistas con Alemania y creemos que seguirá siendo uno de los escenarios más atractivos para invertir en 2011”, comenta Patricio Eskenazi, gerente de Renta Variable Internacional de Banco Penta.

En general, los mercados desarrollados estarán más baratos en términos de valorización y podrán dar buenas sorpresas este año. De todas formas, le advertimos: Europa aún debe ajustarse y resolver varios problemas financieros internos que, en el peor de los casos, pueden terminar por darle alguna sorpresa desagradable.


Acciones en empresas de América latina

Lo dicen los expertos una y otra vez: la renta variable será el instrumento más atractivo para invertir en 2011. Y más aún si es en empresas de países latinoamericanos, que aunque no tendrán los mismos niveles de crecimiento que el año pasado (cuando partieron su reajuste tras la crisis), continuarán incrementando sus utilidades. La gran mayoría de los analistas se muestra confiada en lo que pueda ocurrir con compañías peruanas y brasileñas, que gracias a la cada vez más creciente demanda de commodities (en Perú hay muchas empresas mineras y Brasil no se queda atrás, con las petroleras y energéticas), podrán verse particularmente beneficiadas.

Y si bien la bolsa local también se muestra atractiva, los retornos del año pasado ya no volverán a repetirse. “Pese a este mal comienzo de año, Chile tendrá un año bursátil decente, con un 15% de crecimiento aproximadamente. Pero el resto del mundo está mucho más barato, así es que hay que aprovechar”, sugiere Eskenazi. Aún así, Alejandro Hirmas, presidente ejecutivo de Globalfolio, sostiene que, pese a su comportamiento a la baja en las últimas semanas, las acciones chilenas continuarán siendo una buena alternativa; sobre todo, las ligadas a los sectores industrial y forestal.

Por su parte, Alvaro Pipino, gerente de Research de IM Trust, se la juega por las compañías tecnológicas que, con se guridad –afirma–, continuarán alcanzando buenos dividendos durante este año. En general, los expertos coinciden en que la renta variable local seguirá siendo un buen elemento diversificador, dadas las excelentes perspectivas de la economía para 2011. Pero como no todo es color de rosa: los posibles rebrotes de inflación podrían provocar más de un dolor de cabeza. Por ello, lo mejor será que invierta al mayor plazo posible, dice José Manuel Silva. “La inflación ha ido de menos a más, lo que ha generado mucha volatilidad en el mercado. Por eso se debe invertir en Latinoamérica, pero con cautela”.


Acciones y bonos en empresas locales e internacionales ligadas a commodities

Los commodities siguen de moda. Con alzas generalizadas que no hicieron más que reflejar el repunte de países como China y otras economías emergentes, las materias primas fueron las grandes ganadoras de la reactivación económica en 2010 y, al parecer, no piensan ceder ese puesto.

“El continente asiático, y especialmente China, seguirán teniendo una gran demanda por las materias primas y eso es muy bueno para América latina y para las empresas relacionadas con los commodities”, asegura Eugenio Claro. Y es que la región es una exportadora nata de estos productos: mientras Argentina vende soja como pan caliente, Brasil se llena los bolsillos despachando minerales al extranjero. Como ejemplo en este último, invertir en compañías como Vale le podrá traer muy buenos dividendos este año, afirman los entendidos.

En Chile, en tanto, la opción es invertir en empresas relacionadas con el sector de la celulosa o el de los fertilizantes, ya que aunque el cobre es la materia prima que más se exporta al extranjero, pocas compañías mineras transan en la bolsa local, por lo que si quiere apostar por este sector lo mejor será que apunte sus dardos a Perú, donde varias corporaciones tienen presencia bursátil.

Y en el caso de Europa emergente, la principal carta es Rusia, que destaca como uno de los mayores productores y exportadores de petróleo. “Lo ideal es invertir en distintas opciones ligadas a commodities en que se puede lograr una muy buena rentabilidad. Por ejemplo, comprar un fondo que tenga exposición a un país y esté centrado en su producción, como Rusia”, propone Axel Christensen, director para Sudamérica, excepto Brasil, de BlackRock. El experto también recomienda mirar a Noruega e invertir de manera directa o indirecta en sus compañías petroleras.

{mospagebreak}

Acciones en empresas de países asiáticos y europeos emergentes

Si 2010 fue un buen año para los mercados emergentes de Asia, 2011 promete ser igual de próspero. Esto porque, además de la creciente demanda interna, esos países no tienen problemas de deuda pública como los desarrollados y el importante flujo de capitales registrado el año pasado seguirá presente y contribuirá a liderar, en parte, la expansión de la economía global. Con todo, es probable que la reactivación de Estados Unidos modere en cierta forma ese crecimiento, con un efecto relevante en la valorización de los activos y, por otro lado, las alzas inflacionarias influirán en la apreciación de sus respectivas monedas, lo que provocará algunas pérdidas y frenará el crecimiento de los últimos trimestres.

Aun así, apostar por la renta variable en países como Singapur, Malasia e Indonesia, y en sectores tecnológicos, industriales y de materiales será una buena alternativa de inversión para este año, anticipa Ximena García, subgerente de Estudios de Renta Variable de Euroamérica. “La idea es privilegiar aquellas economías asiáticas que tengan dependencia interna y comercio internacional y que muestren una balanza comercial favorable, además de negocios interregionales”. La experta advierte que China deberá quedar un poco más rezagada en la lista, ya que aunque su consumo interno seguirá por las nubes, las medidas de ajuste monetario y los problemas inflacionarios que se prevén para 2011 podrían espantar algunas inversiones.

Y mientras algunos expertos ven de todas formas algunas oportunidades de inversión en ese mercado y también en India y Corea, otros analistas insisten en destinar cierto porcentaje a Rusia, uno de los mercados más destacados de Europa emergente por su producción de petróleo. El gran riesgo: la inestabilidad política que afecta a la región. La recomendación: cultive su tolerancia al riesgo.

Bonos corporativos de alto rendimiento en mercados emergentes de Asia y América latina

Si prefiere optar por instrumentos de deuda porque su intención no es arriesgar sino conservar su patrimonio, le contamos que uno de los más recomendados para este año son los bonos corporativos de alto rendimiento en mercados emergentes de América latina y Asia. Y aunque tienen algunos riesgos, éstos son más bien acotados: la mayoría de este tipo de empresas ha refinanciado sus créditos a tasas menores y a plazos más largos. En lo que sí hay que tener cuidado es en las alzas inflacionarias que podrían producirse en esos países, por lo que lo más recomendable es que invierta a varios años. “Las expectativas de inflación son malas para los bonos en general. Sin embargo, invertir en bonos de empresas de alto rendimiento se ve atractivo para este 2011”, cree Alejandro Hirmas. En todo caso, el especialista advierte que se debe ser bien selectivo y estar informado sobre los sectores más prometedores, que, como ya hemos dicho, abarcan principalmente a los de tecnología, industria y commodities.

Respecto de los países latinoamericanos, Alvaro Pipino, de IM Trust, aconseja invertir en moneda local, siempre y cuando sea a largo plazo, y José Manuel Silva, de LarrainVial, recomienda ser muy cautelosos con lo que pueda ocurrir en los mercados emergentes asiáticos; sobre todo, en China, ya que si la inflación se sigue disparando podría haber un reevalúo de las divisas.


Bonos corporativos chilenos en UF

Apostar por la renta variable en países como Singapur, Malasia e Indonesia, y en sectores tecnológicos, industriales y de materias tambéin será una buena alternativa de inversión para 2011.

Se lo hemos dicho hasta el cansancio: uno de los mayores problemas que se vaticinan para este 2011 es el aumento de la inflación. La intervención cambiara iniciada por el Banco Central a fines del año pasado incrementó sus expectativas, elevándola de 3,4% a 3,9%, y –de paso– dejó a varios con los pelos de punta. Por ello, queremos advertirle lo siguiente: si tiene pensado invertir en bonos corporativos locales y defenderse con uñas y dientes de ella (la inflación), lo más aconsejable será que le haga la cruz al peso y opte por la UF. Esta se irá reajustando de acuerdo a la variación del IPC y, en definitiva, tendrá pocas opciones de salir perdiendo. “Las subidas de tasas y la inflación al alza nunca acompañan bien a la renta fija, por lo que hay que buscar formas de contrarrestarla, como las inversiones en UF”, dictamina Eskenazi.

A juicio de los expertos, destinar fondos a instrumentos de deuda en empresas chilenas es una muy buena alternativa para diversificar su portafolio: éstas seguirán siendo rentables (aunque no espere que sea como en 2010), contarán con activos y una creciente liquidez, y en general tendrán un buen comportamiento financiero. Pero aún así no podrán evitar al convidado de piedra que se avecina. Lo bueno: las tasas largas continuarán manteniéndose estables, por lo que todavía hay fichas que apostar en papeles a mediano y largo plazo. Ahora, si al término de 2011 la inflación comienza a moderarse, entonces le aconsejamos reevaluar sus estrategias y quizá cambiarse a pesos, si así lo estima conveniente.


Bonos corporativos en Estados Unidos

Ya dijimos que invertir en acciones de empresas estadounidenses será uno de los instrumentos más atractivos para este año. Pero también lo será destinar fondos a bonos corporativos. Principalmente, por dos razones. La primera, porque como ya hemos dicho, las compañías de ese país –en general– están recuperándose y aumentando sus utilidades. La segunda, porque afortunadamente, y a diferencia de lo que ocurrirá en mercados emergentes, Estados Unidos no sufre presiones inflacionarias, por lo que mantener la inversión en este activo de renta fija no planteará mayores inconvenientes.

“En Estados Unidos hay que invertir en bonos de empresas, pero en lo posible en varios sectores o en un fondo que agrupe a varias compañías de un sector determinado”, diagnostica Eugenio Claro.

Al igual que en el caso de la renta variable, los bonos de firmas tecnológicas, industriales y farmacéuticas están entre los más recomendados, junto con las energéticas y las ligadas a los commodities. La mejora en la confianza del consumidor, de los indicadores de actividad y los buenos resultados corporativos (excluyendo a la banca) mostrados en enero pasado hacen prever a los analistas que, sin duda, este será el año de recuperación de la economía estadounidense.

{mospagebreak}

Bonos soberanos con grados de inversión en países emergentes

Otra alternativa de inversión son los bonos soberanos con grados de inversión en mercados latinoamericanos y asiáticos emergentes. Según Barclays Capital Indexes, éstos tuvieron rendimientos cercanos al 13,3% en 2010, lo que hace presagiar a algunos analistas que este escenario podría continuar siendo positivo durante 2011.

En el caso de América latina, los rendimientos de los bonos soberanos en moneda local han registrado, en general, una menor volatilidad que los emitidos en otros mercados internacionales durante los peores meses de la crisis financiera. Así, países como Argentina, Perú y Brasil se ven auspiciosos para este año. De hecho, mientras la deuda soberana brasileña a diez años en reales ha rendido casi 12%, superando ampliamente el retorno de 2,5% que brinda el bono de Estados Unidos a diez años, el apetito por los bonos soberanos argentinos seguirá con buenas perspectivas en la medida en que los precios de las materias primas agrícolas continúen ayudando a llenar la billetera fiscal. En tanto, para el caso de los mercados asiáticos, Ximena García, de Euroamérica, adelanta que las mejores expectativas son para la deuda soberana de Malasia, que estará garantizada debido al bajo nivel de su deuda externa y a su buena liquidez.


ETF de los sectores tecnológico, energético y commodities

Ahora, si su intención es invertir en fondos cotizados, los especialistas recomiendan categóricamente apostar por ETF en sectores tecnológicos, energéticos y de commodities. Le contamos, por si no lo sabe, que los llamados ETF o Exchange-Traded Funds son fondos de inversión que cotizan en bolsas de valores internacionales, igual que una acción, y se pueden comprar y vender a lo largo de una sesión al precio existente en cada momento, sin necesidad de esperar al cierre del mercado para conocer su “valor liquidativo”. El objetivo principal de su política de inversión es reproducir un determinado índice bursátil o de renta fija.

En acciones, Alemania es el único país de Europa en donde se aconseja invertir a ojos cerrados. En su calidad de primer exportador del mundo, este mercado continuará siendo uno de losmás estables del viejo continente.

“La principal característica de los ETF es que operan como una acción y te da exposición a múltiples compañías, sectores, regiones y países, tanto en acciones como en renta fija. Y se transan y se pagan en dólares para que tengan cierta homogeneidad en el mercado”, explica Axel Christensen, de BlackRock. “Por ejemplo, en el caso de acciones de empresas alemanas es posible invertir en el ETF iShares Germany, que está expuesto a acciones de todo el mercado y no sólo a una en particular. Lo mismo ocurre en Estados Unidos, donde es posible invertir en el S&P 500 completo a través de un ETF”.

Actualmente, en Chile existen unas 50 alternativas de ETF, principalmente orientadas a quienes deseen diversificar sus inversiones más allá del mercado local. Para el caso específico de los commodities, Christensen aconseja invertir directamente en metales como el oro o la plata, y en recursos energéticos como el petróleo, más que en acciones y bonos corporativos. Y en cuanto a los sectores de tecnología y energía, es conveniente destinar fondos a empresas de Estados Unidos, Rusia y Noruega.


CFD o Contratos por Diferencia

Mención aparte en esta lista merecen los CFD o Contratos por Diferencia. Este instrumento –que fue estrenado a fines de 2009 en Chile– es un derivado financiero que permite comprar o vender en línea un volumen determinado de divisas, materias primas o acciones sin necesidad de intermediarios que cubran el valor total de la operación.

“En definitiva, los CFD son contratos que permiten tener inversiones en instrumentos a nivel global que antes estaban reservados sólo para los grandes inversionistas, y que ahora están disponibles para quienes quieran hacerlo, siempre y cuando tengan cierto expertise en el tema”, plantea Cristián Camus, gerente general de Penta Markets, una de las plataformas web que opera esta clase de activos en Chile.

La unidad de transacción para los CFD es un contrato que posibilita la ejecución de operaciones hasta 100 veces superior al valor del capital en la cuenta del inversor, y su compraventa se somete a regulaciones particulares: como no cotizan en un mercado organizado, no están regulados por la Superintendencia de Valores y Seguros, pero sí por la Bolsa de Valores de Londres. Por ello, en algunas ocasiones, pueden resultar demasiado riesgosos si usted no es un inversionista avezado. Sin embargo, tiene otras características que pueden ser atractivas para sus propósitos, como su flexibilidad a la hora de operar y su fácil acceso a mercados globales tradicionalmente fuera del alcance de clientes minoristas, quienes pueden efectuar sus transacciones desde su teléfono o computador sin tener que contratar a un ejecutivo.

“Además tienen las comisiones más bajas del mercado, un 0,1% más o menos, independiente del monto que se invierta; y permiten a los usuarios invertir en más de cuatro mil instrumentos de las bolsas internacionales”, agrega Camus, quien adelanta que durante 2011 estarán disponibles nuevas alternativas; sobre todo, latinoamericanas.

Mejor no invertir en…
España, Irlanda, Portugal y Grecia. La inestabilidad política y económica que afecta a Europa ha provocado una recesión de la que, por el momento, no será posible salir tan fácilmente. Ante esto, la mayoría de los analistas consultados prefiere subponderar estos mercados, al menos durante la primera mitad del año. Ahora, si usted es un inversionista extremadamente arriesgado y le gustan las carteras bien diversificadas, le contamos que tiene ciertas opciones de salir airoso si invierte a largo plazo y si la esperada colocación de deuda de los gobiernos europeos resulta exitosa. Si no, plantéeselo como una posibilidad de revisión para el segundo semestre.

Japon. El crecimiento sigue siendo un desafío para este país, que continúa con una economía estancada y poco atractiva para las inversiones. Aún así, los rebalanceos de portafolios mundiales que seguirán ocurriendo durante el primer semestre podrían ayudar a su recuperación. Esté al tanto.

Empresas con niveles de endeudamiento elevado. A pesar de que la economía mundial continúa repuntando, sigue habiendo un trasfondo de fragilidad financiera que no permite visualizar cuándo podrían reaparecer las fracturas que han sido parchadas parcialmente. Por ello, lo más aconsejable es evitar tener en los portafolios acciones o bonos de empresas y países con mucho endeudamiento, como algunas estadounidenses y europeas. Descártelo.

Renta fija local en pesos. Prefiera la UF para resguardarse de las alzas inflacionarias. Considérelo.

Volver al inicio

{mospagebreak}
Operados de los nervios

Tienen en sus manos la misión de manejar el dinero de miles de inversionistas individuales e institucionales ¡y vaya que son cifras siderales! Quiénes son estos misteriosos personajes y a cuánto alcanza el patrimonio que manejan es lo que quisimos saber en Capital. A continuación, algunas de las mesas de renta variable, fija, bonos y monedas más cotizadas del mercado local. Fotos, Verónica Ortiz.

BancoEstado S.A. Corredores de Bolsa
Democratizando el mercado bursatil

Nada menos que 80 personas trabajan en la corredora de bolsa de BancoEstado, de las cuales 35 se dedican exclusivamente a hacer malabares con el dinero. En esta firma tienen clara su misión: acercar el mercado bursátil a la mayor cantidad de chilenos… y en eso están desde 1989, cuando el banco creó su propia filial.

Una de las áreas que más ha crecido en el último tiempo es la Mesa de Renta Fija, que tiene un claro liderazgo en el mercado y ostenta nada menos que el 20% de participación: el mayor porcentaje entre todas las corredoras.

Los operadores de BancoEstado.

Rodrigo Díaz, operador de Renta Variable; Eugenio Echeverría, gerente de Mercados; Jorge Peluchonneau, subgerente de Clientes Institucionales; Paulina Alarcón, gerente de Negocios; Juan Ignacio San Martín, jefe Mesa Asesorías Financieras; Jorge Ramírez, gerente general, y Marcela Godoy, subgerente comercial.

{mospagebreak}

LarrainVial
Los especialistas

Se definen como el “supermercado” de los productos financieros. Es que LarrainVial es una de las corredoras más completas de la plaza y también de las más innovadoras a la hora de presentar nuevos productos y servicios. Claramente, su experiencia y su tradición en este circuito no han sido en vano.

En Capital quisimos destacar a su mesa de Securities US, la que inició sus operaciones el año pasado con la misión de representar a inversionistas extranjeros en Chile y en la región. Esta mesa partió en noviembre de 2010 con sólo cinco personas, pero su rápida expansión la ha llevado a reforzar prontamente el equipo. Para este año aspiran a operar con 20 profesionales, de los cuales 15 esperan estar registrados en Finra (organismo de autorregulación financiera de Estados Unidos).

Los nuevos del club

René Ossa, trader; Jorge Astaburuaga, head sales; Claudio Larraín, CEO, y José Correa, research sales.

{mospagebreak}
CelfinCapital
Conquistando nuevos mercados

Está en otra. Su foco apunta a expandirse en la región y seguir conquistando nuevos destinos. Sabe que en Chile tiene una posición relevante en el mercado financiero, particularmente entre las corredoras de bolsa. En 2010, nuevamente fue la firma que mayores montos en acciones transó en la Bolsa de Comercio y, además, fue reconocida como la mejor institución financiera del país, tanto por medios locales como internacionales (Diario Financiero/Deloitte y LatinFinance). Para este año las expectativas no son menores: junto con mantener su posición en el país, pretende fortalecer su presencia en Perú, Colombia y Estados Unidos, donde hoy cuenta con oficinas propias y, paralelamente, quiere desarrollar acuerdos comerciales que le permitan cubrir los países donde no está presente. “Queremos ser la opción para los inversionistas que tengan foco en Latinoamérica, no importa si éstos se encuentran en Estados Unidos, Europa, Asia u Oceanía”, enfatiza José Antonio Labbé, gerente general de la corredora.

Con las manos en la mesa

Liderando el equipo, José Antonio Labbé, gerente general de CelfinCapital.

{mospagebreak}
Santander Asset Management
Pura rentabilidad

A este equipo le gusta hablar de cifras; sobre todo, si se trata de graficar el monto que administra en activos de renta variable nacional, en que emergen como una las administradoras de fondos mutuos que más patrimonio manejan en instrumentos de este tipo. Es que Santander Asset Management gestiona nada menos que 6.990 millones de dólares, de los cuales 830 millones son activos de renta variable nacional. Dentro de ese portafolio destaca el fondo Retail & Consumo, que durante 2010 obtuvo un 51% de rentabilidad anual acumulada y fue uno de los fondos más grandes del mercado, con 300 millones de dólares en activos y más de 13 mil clientes.

Para este año, el equipo de Asset Management tiene la misión de seguir liderando este segmento del mercado (fondos mutuos), el que en el último tiempo ha mostrado gran atractivo, tanto por sus altos retornos como por su nivel de competencia.

El equipo tras los números

Carlos Streeter, portafolio manager Renta Variable Local; José Agustín Cristo, analista Renta Variable Nacional; Jorge Piérola, analista Renta Variable; Andrés Bozzo, analista Renta Variable Nacional, y José Miguel Matte, portafolio manager Renta Variable Latinoamérica. Sentados, Claudio Yáñez, portafolio manager Balanceados, junto a Francisco Guzmán, director de Inversiones.

{mospagebreak}
IM Trust
Bonus Track

Lo suyo son los bonos corporativos. Durante 2010, IM Trust nuevamente lideró esta actividad, colocando 10 bonos de un total de 24 registrados al año y obteniendo un 41,6% de la cuota de mercado. En casi tres décadas, esta área de la firma ha estado detrás de emblemáticas colocaciones; entre ellas, el bono de Arauco en noviembre de 2008, justo en plena crisis financiera global; y el único bono convertible que se ha colocado en Chile, el que hicieron para Gener.

Para el equipo de Finanzas Corporativas y Mercado de Capitales de IM Trust, 011 se viene con todo. Entre sus objetivos están captar nuevos emisores locales e internacionales al mercado de deuda y manejar en forma correcta el balance entre las estructuras de bonos buscadas por los inversionistas.

Con los bonos en alza

Guido Riquelme, gerente Negocios Renta Fija; Rafael Gaete, operador mesa renta fija; Ignacio Ugarte, analista de Finanzas Corporativas; Sebastián Kreis, analista de Finanzas Corporativas, junto a Felipe Maul, analista de Finanzas Corporativas. Sentados, Gonzalo Covarrubias, gerente de Renta Fija y Moneda, y Fernando Edwards, socio director de Finanzas Corporativas.

{mospagebreak}
BanChile Inversiones
Las caras de la moneda

Una de sus principales áreas es la mesa de dinero. Entre los actores no bancarios tiene un puesto de liderazgo; sobre todo, si se trata de manejar productos como dólar spot, paridades (monedas G7, pesos colombianos y soles peruanos) y forwards (monedas, tasas e inflación). Este equipo lo integran 10 personas, quienes aseguran que la clave de su éxito radica en el conocimiento que existe de la empresa y sus necesidades.

Hábiles negociadores

El equipo de Monedas está integrado por Stojan Radic, operador de forward; Rodrigo Martin, gerente Mesa de Dinero Inversiones; Francisco Schmalz, subgerente Moneda Extranjera y Derivados, y Cristián Moya, jefe de Distribución Spot. Sentados, Cristián Donoso, jefe de Spot y Trading, y Claudia Campbell, jefe de Arbitrajes.

 

 

Volver al inicio

{mospagebreak}
Opinión
2011: Todavía una oportunidad

 

Un comienzo de año desconcertante ha tenido el mercado bursatil local, con una caída inesperada que generó gran desconcierto entre los inversionistas. La buena noticia es que hay incremento económico, el mundo emergente mantiene su vigor y en Chile las compañías están creciendo y superando sus proyecciones. Por Guillermo Tagle, director ejecutivo de IMTrust

 

El mercado bursátil chileno fue uno de los más rentables del mundo durante 2010, con sobre 40% de retorno medido en dólares. Paradojalmente, con una caída de aproximadamente 10%, Chile marca uno de los peores desempeños del mundo en lo corrido de 2011. A esta situación, que genera desconcierto y “ansiedad” entre inversionistas, se agregan tres factores que también preocupan: precio del cobre, el tipo de cambio y la inflación.

En cuanto al precio del cobre, la incertidumbre es positiva. Nuestro principal producto de exportación sigue sorprendiendo con su tendencia al alza; lo cual es definitivamente bueno, pero genera desequilibrios financieros temporales por su relevancia en la actividad económica del país. El crecimiento de la economía mundial está siendo el principal impulsor en este mercado. Con un 3,3% de aumento esperado para 2011 y con China, India y Brasil que mantienen su fuerte dinamismo, este insumo básico para la economía de Chile seguirá generando flujos e incrementando el patrimonio nacional.

Por otra parte, durante 2010 debimos gestionar los efectos de una significativa apreciación de nuestra moneda que llevó el tipo de cambio a niveles de 465 pesos. Ante este escenario, el Banco Central anunció un masivo plan de intervención que sólo tuvo efectos guia de inversiones temporales, logrando “tocar” los 500 pesos para volver rápidamente a su tendencia original, con valores bajo 480 pesos. Producto de la tendencia esperada para el precio del cobre y de la debilidad que mantienen las monedas de los países desarrollados (dólar y euro), es poco probable que la política de intervención cambiaria logre algún efecto de mediano plazo en el valor del peso.

Respecto de la inflación, todo parece estar bajo control, con expectativas de variación del IPC en el rango de 3% y 4% para el año. Sin embargo, empieza a surgir preocupación por el alza relevante que registran los alimentos y la energía en los mercados internacionales. Es esta misma preocupación la que, sumada a las expectativas de crecimiento económico, mantiene las tasas de interés con tendencia al alza.

Con un mercado bursátil inestable en Chile y en el exterior; con un tipo de cambio que el Banco Central intenta sostener, contra la presión y tendencias del mercado mundial y con tasas de interés al alza, estamos frente a una de las combinaciones más complejas de administrar en la gestión de inversiones. La buena noticia es que hay crecimiento económico. Que el mundo emergente mantiene su vitalidad, liderado principalmente por China e India, y que las utilidades de las compañías en Chile y en los mercados desarrollados están creciendo y superando las proyecciones. En este ambiente optimista, son muchas las empresas en proceso de apertura a bolsa y/o colocación de acciones. Es la razón por la cual 2011 puede ser un año de oportunidades.

Las compañías han reactivado sus planes de inversión y para ello necesitan y se han venido preparando para levantar capital. Entre siete y diez aperturas a bolsa se podrían materializar este año en Chile, si el entusiasmo de los distintos emisores se mantiene. Muchas más podrían ser las oportunidades de participar en aumentos de capital de empresas ya listadas y que serán ofrecidas al mercado en los próximos meses.

También ha vuelto el dinamismo al mercado internacional, lo que ha permitido mega colocaciones de empresas que en muchos casos fueron adquiridas por fondos de private equity antes de la crisis financiera global y que estaban a la espera de condiciones adecuadas para poder hacer sus IPO. Este ha sido también el ambiente que ha permitido la re-privatización o venta al mercado de participaciones controladoras en empresas de los sectores industrial o financiero que el Estado tuvo que rescatar en EEUU (General Motors, Citibank y AIG, entre muchas otras).

En este contexto, la recomendación de corto plazo sería mantener una posición relevante en liquidez, que permita aprovechar las oportunidades que durante el año se tendrán que dar. La corrección del mercado bursátil local, ocurrida en el inicio del año, puede ser la primera de estas oportunidades que 2011 nos va a brindar. En cualquier caso, la recomendación más sabia y prudente es, sobre todo, diversificar y adecuar las inversiones al perfil de riesgo de cada uno. Esto no está determinado por oportunidades coyunturales como las mencionadas, si no que por la condición de vida y la realidad estructural de cada cual.

{mospagebreak}
Opinión
¿Qué nos depara el año del conejo?

En el zodiaco Chino este año corresponde al conejo. La verdad es que no sé qué características han tenido otros años bajo el dominio de este pequeño animal, pero para los occidentales el conejo suele estar asociado con la suerte (por lo menos, para los que éramos aficionados a los monos de Warner Brothers). Y probablemente necesitaremos algo de ella para que la economía global mantenga su ritmo de recuperación iniciado en 2009 y los activos financieros continúen con su racha alcista. Por José Manuel Silva, Director de inversiones de LarrainVial.

 

Una vez más, especialmente desde que partió la crisis, el desempeño de la economía china jugará un rol preponderante en permitir que la economía global mantenga su recuperación. Es por ello que el proceso de ajuste monetario en que están embarcadas las autoridades chinas para frenar el excesivo crecimiento de su país y una incipiente espiral inflacionaria ponen los pelos de punta a numerosos inversionistas. El problema radica en que la economía china es menos comprendida que la sobrestudiada economía estadounidense.

China, como sabemos, se embarcó en un gran programa de estímulo fiscal y monetario hacia fines de 2008, cuando sus autoridades se dieron cuenta de que la crisis financiera occidental era de grandes proporciones y amenazaba a su propio crecimiento. Este se desaceleró violentamente durante el último trimestre de ese año al congelarse el comercio global. La economía china, que se había desacelerado a tasas anuales de crecimiento en torno al 6% (venía de 11%), se reaceleró para volver a niveles de 11% durante 2010. Ello permitió el rebote de los precios de las materias primas y de aquellos mercados bursátiles asociados a éstas (Australia, Canadá, Brasil, Chile, Perú, Indonesia). También facilitó el rebote de todos aquellos proveedores de bienes de capital sofisticados guia de inversiones (Alemania, Corea, Taiwán y partes de Estados Unidos y Suiza).

Sin embargo, China es un elefante en una cristalería. En el mundo de las materias primas no es un tomador de precios: es el que los determina en última instancia, ya que ha pasado a ser el mayor consumidor mundial de una buena cantidad de éstas. Por lo tanto, su rebote contribuyó a que muchas materias primas alcanzaran los precios máximos pre crisis y, por lo tanto, ha contribuido al rebote de su inflación y a la disminución de los márgenes de sus empresas, que deben pagar mayores precios por los insumos. Sin duda, el fenómeno inflacionario que amenaza a China, que ha golpeado a India y que está generando revueltas en el medio oriente también tiene su origen en las políticas fiscales y monetarias de Estados Unidos, en especial el llamado QE2.

Y aquí surge otro de los desafíos y riesgos para los inversionistas durante el año 2011: ¿cuál será el cóctel de política económica de Estados Unidos? Es poco probable que Ben Bernanke, cuando anunció en agosto de 2010 su intención de llevar adelante el relajamiento cuantitativo 2 (QE2), pensara que pocos meses después el bono del Tesoro estadounidense estaría 100 puntos bases por sobre los niveles de agosto (de 2,6 % a 3,6%) y que la discusión se centraría ya no en los peligros de la deflación sino en los de la inflación. Algunos cínicos señalan que justamente eso es lo que persigue Bernanke, dado que una economía con tanta deuda como la estadounidense no puede darse el lujo de vivir al borde del abismo de la deflación.

Sin embargo, el presidente de la FED debe transitar por un angosto desfiladero, dado que si su política monetaria efectivamente es una de las causas del alza en las materias primas, ello tiene como consecuencia un menor ingreso disponible para millones de estadounidense (que sufren la inflación y deben recortar otros gastos) y, por otro lado, puede provocar la tan temida revuelta de los bonistas asustados por la erosión en el poder adquisitivo de sus inversiones.

En definitiva, 2011 estará marcado tanto por el ajuste monetario en China como por los cambios en la política económica en Estados Unidos. En el margen, ello parece ir en detrimento de los mercados emergentes, de los precios de las materias primas y del repunte en la economía global. Es por esto muy probable que los grandes temas que permitieron rentar a las carteras de inversión en 2010 no se vuelvan a producir en 2011, o lo hagan con menor fuerza. Dado lo anterior, hemos recomendado disminuir posiciones en mercados emergentes y aumentarlas en acciones estadounidenses, que en muchos casos se encuentran a precios razonables. Asimismo, pensamos que el dólar podría tener una recuperación a nivel global, lo que a su vez hace recomendable recomprar los bonos del Tesoro de 10 años si éstos llegan a niveles de 4%.

Volver al inicio

{mospagebreak}
Dime quién eres y te diré cómo inviertes

En Capital hicimos la pega. Preguntamos a los expertos sobre el portafolio ideal para destinar las inversiones, pero solo obtuvimos una respuesta: todo dependerá del perfil; tolerancia al riesgo, plazos, tamaño del patrimonio, etc. Así las cosas, recurrimos a la asesoria de Bice Inversiones, BanChile, Corpbanca Fondos Mutuos, Euroamérica y Penta Inversiones para identificar los perfiles clásicos. Ahora, busque cuál le sienta mejor. Por Alejandra Claveria; Ilustraciones, Ignacio Schiefelbein.

 

Muy arriesgado

Si es de aquellas personas a las que les gusta la adrenalina, que vibran con el bungee, el parapente o algún deporte extremo y disfruta corriendo riesgos porque éstos son, a fin de cuentas, parte de su vida, bien podría encajar con el perfil más riesgoso de inversionista: aquel con un apetito voraz por el riesgo pero, además, con la tolerancia suficiente para soportar los vaivenes del mercado y alguna brusca caída financiera.

Lo más seguro es que le atraiga invertir por lo menos el 80% de su patrimonio en acciones. En ese caso, los expertos recomiendan centrarse principalmente en empresas estadounidenses y asiáticas (excepto las japonesas), y dejar un poco más atrás a las chilenas, que si bien crecerán ya no lo harán al ritmo que lo hicieron el año pasado.

Si quiere arriesgarse aún más, tampoco dude en invertir en dólares. Y aunque lo más probable es que obtenga los retornos esperados, sólo le advertimos dos cosas: hágalo siempre a largo plazo (no olvide que grandes riesgos serán también grandes rentabilidades sólo si tiene tiempo de recuperar lo perdido considerando la volatilidad del mercado) y tome en cuenta su edad (aunque los especialistas coinciden en que este factor no siempre determina el perfil del inversionista; sí influye al especular en los años que podrían quedarle por delante para recuperar las pérdidas de su patrimonio, si es que las hay).

Dos sugerencias aparte: siempre hágase asesorar, no vaya a ser que por arriesgarse tanto termine perdiendo sus ahorros; y si sus acciones suben lo suficiente, véndalas antes que bajen, y luego adquiera otras más económicas. Sólo así evitará que ocurran pérdidas lamentables cuando el mercado se muestre más inseguro.

Arriesgado

Si no supera los 40 años de edad y tiende a correr ciertos riesgos en su vida, o incluso en algunas ocasiones se deja llevar por la intuición a la hora de tomar decisiones, seguramente el perfil de inversionista arriesgado es el que más lo identifica. Y aunque usted tiene muy claro que le gusta aventurarse, no siempre está dispuesto a sufrir grandes pérdidas, aunque éstas puedan revertirse. En ese caso, si cuenta con un patrimonio sólido capaz de seguir creciendo con el tiempo, podrá tomar los riesgos necesarios siempre y cuando invierta la parte que no le resulte vital para su vida cotidiana.

Esto, porque no es muy recomendable mantener una actitud arriesgada cuando no se cuenta con la suficiente solvencia económica o se tienen compromisos familiares importantes. Por ello, los expertos sostienen que su portafolio ideal debiera diversificarse así: un 70% para acciones y un 30% para renta fija, con deudas tanto a corto como a largo plazo.

En el caso de las acciones, las que podrían traerle mejores dividendos son las de empresas estadounidenses, asiáticas (deseche Japón) y latinoamericanas, mientras que en el caso de los instrumentos de deuda es aconsejable que juegue sus fichas en bonos soberanos o corporativos con grados de inversión en países emergentes. Finalmente, es recomendable que destine un pequeño porcentaje de su patrimonio a bonos de empresas locales en UF y así se proteja, en parte, de las alzas inflacionarias que se esperan para este año. Por último, no olvide que el riesgo que corra sólo podrá compensarse invirtiendo a largo plazo.

Balanceado

Equilibrio y mesura son su filosofía de vida. Si bien su pasar no tiene mayores sobresaltos, tampoco se asemeja a una taza de leche, y los riesgos que asume sólo se toman si realmente valen la pena y no inciden en la estabilidad personal y laboral. Y aunque usted busca rentabilidad, no está dispuesto a pasar las noches en vela pensando en cómo se comportará el mercado o en las pérdidas o ganancias que su patrimonio podría tener. Por eso la diversificación debe ser su norte: divida su dinero en partes iguales y destine una mitad a renta variable y la otra a renta fija. Pero además fraccione cuidadosamente esas acciones e instrumentos de deuda y hágase asesorar para garantizar que si algunas bajan, el resto de la inversión esté protegida y no se vea afectada drásticamente.

En 2011, lo más aconsejable, de acuerdo a los especialistas, será invertir en la mayor cantidad de acciones posibles, sobre todo en empresas de Estados Unidos, Asia, América latina y Europa emergente. Y en cuanto a la renta fija, lo mejor será destinar un porcentaje del patrimonio a bonos corporativos de mercados emergentes y a empresas locales y gobierno, siempre que sean en UF; nuevamente, para resguardarse de las presiones inflacionarias.

Moderado

Es cauteloso con sus decisiones, pero está dispuesto a tomar riesgos mínimos sólo si éstos garantizan que traerán buenos dividendos y maximizarán sus ganancias. Así es el inversionista moderado, a quien le gusta obtener retornos, siempre y cuando éstos no afecten a su seguridad. Generalmente este perfil apunta a personas con ingresos estables y de las más diversas edades: puede abarcar desde jóvenes que están comenzando a ahorrar para su futuro hasta inversionistas con vasta experiencia que deseen más bien conservar sus patrimonios.

Este tipo de inversionista busca la creación de una cartera que combine inversiones en renta fija y renta variable, pero se inclina mucho más por la primera, a la que destina por lo menos el 70% de su portafolio. Si usted se siente identificado con este perfil, prefiera los instrumentos de deuda a mediano y largo plazo e invierta la mayor parte en bonos corporativos locales en UF y en bonos de empresas estadounidenses.

Respecto de las acciones, puede dividir un porcentaje más o menos parecido entre compañías de países emergentes (China, India, Brasil, Perú, Chile) y de naciones más desarrolladas (Estados Unidos y Alemania). Recuerde: la diversificación también será su mejor aliada. Una última observación: si su patrimonio es muy grande, lo mejor será que invierta en dólares. Pero si no lo es tanto, será mejor que lo haga en UF para cuidarse de la inflación.

Conservador

Tal como su nombre lo indica, este perfil busca conservar lo que tiene o lo que le ha llevado años construir. Por ello, la seguridad y la estabilidad son los principales objetivos de su vida y el riesgo, lo que bajo ninguna circunstancia está dispuesto a asumir. Aunque los rendimientos de sus inversiones no son muy elevados, la idea de este inversionista es no preocuparse en absoluto por arriesgar lo que tiene, vivir sin tensiones y ahorrar a largo plazo. Es por esto que busca obtener ganancias más o menos estables sin correr prácticamente ningún peligro. Decimos “prácticamente” porque aunque invierta al menos el 80% de su patrimonio en renta fija, igual puede sufrir pérdidas; mínimas, pero pérdidas al fin y al cabo. Sobre todo, si no se cuida de la inflación.

Y esto no necesariamente es un tema generacional. Inversionistas conservadores los hay de todo tipo: desde los jóvenes que no tienen ingresos muy elevados y no quieren arriesgarse a perder sus ahorros, hasta aquellos de edades más avanzadas que tienen deudas que pagar o están cercanos a la jubilación. Como sabemos que su intención es conservar su patrimonio, invierta a corto y a largo plazo, generalmente en instrumentos de deuda o depósitos a plazo. Así, para este año lo más recomendable será que se incline mayoritariamente por bonos de empresas locales en UF y bonos corporativos estadounidenses, ya que en general las compañías seguirán mejorando su situación financiera. Pero, eso sí, tenga cuiguia de inversiones 2011 dado con los bonos de empresas emergentes, puesto que la inflación será un problema latente en estas naciones y su patrimonio podría salir lastimado.

Volver al inicio

{mospagebreak}
Invierta bien, tribute mejor

La mayor fuente de recursos fiscales constituye, era que no, el mayor dolor de cabeza para los inversionistas. A los impuestos nadie los quiere –salvo el Estado, por cierto– pero ahi estan y lo indicado es conocerlos y saber operar con ell os. De la mano de Franco Brzovic, reconocido experto en la materia y socio del estudio juridico Perez Donoso y Cia., le proporcionamos a continuacion los elementos clave que hay que tener en cuenta.

Primera parte
4 claves para contribuyentes individuales

Las acciones de alta presencia bursátil no están gravadas con impuesto a la ganancia de capital. Es decir, si usted invierte en estos instrumentos y obtiene ingresos, no sólo no pagará impuestos por ellos, sino que además podrá disponer los dineros de la venta de inmediato. Los dividendos, en cambio, están afectos al impuesto global complementario, que se paga una vez al año y afecta a los contribuyentes cuya renta neta global exceda las 13,5 unidades tributarias anuales.

Si quiere invertir en un crédito hipotecario, podrá beneficiarse del artículo 55 bis de la Ley de Renta, que rige para las personas gravadas con el impuesto global complementario o con el impuesto a los trabajadores. De esta forma, podrá rebajar de su remuneración anual los intereses efectivamente pagados durante el año respecto de los intereses cobrados en créditos con garantía hipotecaria. Si accede a este beneficio, generará una menor base imponible afecta a impuesto en su declaración de impuesto anual a la renta.

Si invierte en determinados instrumentos o valores emitidos por bancos, sociedades financieras, compañías de seguros, fondos mutuos, fondos de inversión y AFP, tiene opción a un crédito contra sus impuestos personales hasta del 15% de la inversión. En el caso de que no liquide sus inversiones o bien liquide menos de las que realizó originalmente durante cuatro años, al quinto y siguientes tendrá un beneficio tributario de importancia pues este ahorro positivo podrá retirarse hasta la suma anual de 10 UTA, sin pago de impuesto alguno. Pero como esta normativa busca incentivar el ahorro, le advertimos que si antes de cumplir esos cuatro años establecidos liquida su inversión, perderá el beneficio tributario y deberá devolver el 15% de crédito que se le otorgó.

También para fomentar el ahorro, los trabajadores dependientes pueden destinar en ahorro previsional voluntario hasta 50 UF mensuales que podrán rebajar de la base del cálculo de su impuesto personal hasta en un máximo de 600 UF anuales. Si esos fondos llegan intactos al momento de cumplir su edad de jubilación, sus retiros tendrán una exención de impuesto que irá desde las 800 a las 1.200 UF, dependiendo de si saca todo de una vez o en un máximo de seis años. Ahora, si quiere liquidar esos ahorros antes de jubilar, tendrá que pagar el impuesto global complementario con un recargo de entre 3% y 7%.

Segunda parte
3 claves para las empresas

Esto no es nuevo, pero conviene recordarlo: la renta tributaria que generan las empresas por la realización de sus actividades se grava con el impuesto de primera categoría, cuya tasa es el 17%. Sin embargo, y debido a las necesidades de financiamiento para la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto, en julio de 2010 se aumentó transitoriamente la tasa de ese impuesto a las empresas medianas y grandes a un 20% y un 18,5% para los años calendarios 2011 y 2012, respectivamente. Incorporó, eso sí, un artículo especial denominado 14 quáter que eximió permanentemente de este tributo a las empresas cuyas ventas no superen las 28.000 unidades tributarias mensuales en el ejercicio, con tope de utilidades de 1.440 unidades tributarias mensuales al año. Se excluyen de este sistema las empresas en renta presunta y las sociedades de profesionales.

Uno de los atractivos para la inversión extranjera en Chile es la integración de los impuestos de la empresa con el de sus socios o accionistas, algo prácticamente único en el mundo.

El socio o accionista, persona natural, deberá tributar sólo cuando retire sus utilidades. Sin embargo, la legislación admite dos importantes excepciones, aplicables a socios de sociedades de personas, a los empresarios individuales o empresa individual de responsabilidad limitada. El primero es la reinversión, por medio de la cual el socio o empresario que desee invertir las utilidades que le correspondan en la empresa puede hacerlo como aporte de capital en otra. Realizado con las formalidades que exige la ley, se suspende el pago de sus impuestos personales, mientras mantenga dicha inversión. Así, sólo tributará con sus impuestos personales en la medida en que se efectúe una disminución de capital en la sociedad que recibió dicha inversión.

El segundo se refiere a la suspensión del impuesto global complementario o adicional en el caso de retiros en exceso de las utilidades; esto es, si retira flujos de la empresa existiendo pérdida tributaria. En esta situación, tanto la empresa como sus socios no tributarán con los impuestos personales sino hasta que la empresa obtenga utilidades.

Además del régimen especial del 14 quáter, existen los denominados 14 bis y 14 ter que se caracterizan por mantener un régimen simplificado de tributación. En el primer caso, tratándose de empresarios o sociedades obligados a declarar renta efectiva cuyos ingresos anuales por ventas, servicios u otras actividades en los últimos tres ejercicios no hayan excedido un promedio anual de 5.000 unidades tributarias mensuales, y que no inviertan en derechos sociales o acciones de sociedades, ni formen parte de contratos de asociación o cuentas en participación en calidad de gestor, podrán optar por pagar el impuesto de primera categoría y global complementario o adicional, sobre todos los retiros en dinero o en especies que efectúen los propietarios, socios o comuneros, y todas las cantidades que distribuyan a cualquier título las sociedades anónimas o en comandita por acciones, sin distinguir o considerar su origen o fuente, o si se trata o no de sumas no gravadas o exentas. Se exige además que, al iniciar actividades, podrán ingresar a este régimen optativo si su capital propio inicial es igual o inferior al equivalente de 1.000 unidades tributarias mensuales del mes en que ingresen.

El otro régimen simplificado es el denominado 14 ter, que se aplica solamente a quienes sean empresarios individuales o empresa individual de responsabilidad limitada, condicionado a que no realicen actividades como inversionistas, como asimismo a tener ingresos superiores a 5.000 unidades tributarias mensuales en los tres últimos ejercicios.

En términos prácticos, el empresario deberá sopesar los distintos sistemas que se ofrecen para su régimen tributario, y desde ya verá que se incentiva mejor a aquellos que llevan contabilidad completa y por eso el 14 quáter es una excelente opción, pues simplemente no paga impuesto por utilidades de hasta 1.440 unidades tributarias mensuales cada año.

Bonus Track: Mirando el futuro
También es interesante para los empresarios y las personas, no sólo como una cuestión de orden de sus negocios o actividades, sino de regulación para sus futuros herederos, que se organicen para que un traspaso de bienes en vida en forma ordenada y “pacífica”, como asimismo con la menor carga tributaria.

Diseñar adecuadamente esos traspasos con el acuerdo de todos sus miembros, disponer por testamentos, mejoras para aquel hijo que tenga situaciones desmedradas respecto de sus hermanos (por ejemplo, por limitaciones físicas o intelectuales), resolver qué bienes debe quedarse hasta el final de su vida en su poder, no sólo para su resguardo económico sino para planificar la carga del impuesto de herencias de sus beneficiarios, son casos recurrentes.

Las leyes contemplan sistemas de traspaso en vida de bienes, como sería el caso de las rentas vitalicias, con el cual los que se traspasan a los futuros herederos no se considerarán para los efectos del impuesto de herencia en la medida en que hayan transcurrido cuatro años desde ese traspaso. Permiten también, a través de testamentos, asignar cuotas mayores a miembros de la familia, como veíamos, como también respecto de una porción de la herencia denominada cuarta de libre disposición, que permite asignar bienes a quién lo desee. La forma de financiar el impuesto de herencias, en especial tratándose de empresas familiares, es otro problema que resolver. Ocurre muchas veces que se deben enajenar bienes productivos para dicho pago, lo cual, y entre otros, determinados seguros es necesario revisar y eventualmente contratar.

A fin de cuentas, nada mas efectivo y rentable que hacer una buena planificación, independientemente de la fortuna de la persona.

Volver al inicio

{mospagebreak}
El mapa del tesoro

Si está pensando en qué lugares invertir y obtener buenos dividendos de esa experiencia, las economías emergentes son los destinos más recomendados por los expertos financieros este 2011. Latinoamérica (Chile, Brasil, México, Perú), Asia (China, Corea del Sur, Taiwán) e incluso ciertos países de Europa, como Rusia, son algunos de los lugares hacia los cuales se dirige la brújula bursátil este año.

Los países desarrollados tampoco quedan al margen, y por lejos el que toma ventaja es Estados Unidos, seguido de la zona euro. Pero este pronóstico depende de la evolución que tenga la recuperación post crisis que algunos de estos países comenzaron a mostrar en 2010.

Para conocer el potencial de estos mercados hemos seleccionado los indicadores macroeconómicos claves de cada país. Así podrá tomar una buena decisión de inversión. ¡Exito en su elección! Por Karen Ríos; infografía, Magdalena Rodríguez.

Haga click en la imagen para ver en tamaño real

 

 

Volver al inicio

{mospagebreak}
Invertir en uno mismo

Asi como el rey de Butan, Jigme Singye Wangch