Con un rango de precio que fluctúa entre las 26.000 Unidades de Fomento (UF) y que puede llegar a superar las 65.000 UF, el segmento de proyectos de lujo bordea el 2% del mercado inmobiliario para satisfacer una exigente demanda que pone el acento en la experiencia de habitar un lugar de esta categoría.
Por: Pamela Cuevas

  • 26 abril, 2019

Cada mínimo detalle se ha vuelto trascendental para un grupo de inmobiliarias que ha decidido cautivar a un selecto perfil de clientes que gira en torno al lujo. Es un nicho acotado, que según cálculos del sector bordea el 2% del mercado, que está dispuesto a pagar por una serie de atributos que superan, incluso, los niveles estándares acostumbrados en el segmento de mayor valor.

Las exigencias se centran en elementos de exclusividad, como alturas, privacidad y seguridad, entre otros. El énfasis en los arquitectos, paisajistas y diseñadores que hay detrás de cada proyecto y de cómo utilizan materiales nobles en combinación con un equipamiento premium, también son piezas fundamentales. 

Emplazado en la ladera del cerro Manquehue con solo 10 unidades, el Proyecto Vendimia, en que participa Inversiones Romy, ligado a Andrea Heller, entrelaza atributos de una casa con las cualidades y seguridad de un departamento.

Es un proyecto que por sus características lo sitúan como “único”, según destaca Francisco Merino, gerente general de Inmobiliaria Evoluciona. “En su interior tiene gran luminosidad, transparencias y continuidad de espacios, una altura de 3,60 metros de piso a cielo en el nivel de los espacios comunes y de 3,0 metros en el nivel familiar. Cuentan con jardín privado, quincho, piscina, seguridad las 24 horas
y servicio de conserjería”, explica.

La arquitectura estuvo a cargo de Sabbagh Arquitectos –oficina liderada por el Premio Nacional de Arquitectura (2002), Juan Sabbagh. En ella se privilegió el uso de materiales nobles como hormigón, madera y mármol, asegurando vistas desde ambos frentes. El diseño de interior fue desarrollado por Enrique Concha & Co.

Otra de las particularidades de este desarrollo fue la intervención del entorno, ya que se encuentra inserto en dos hectáreas ubicadas en la ladera del cerro. Esto, según Merino, asegura una vista privilegiada sin obstrucciones hacia el valle de Santa María de Manquehue y a la cordillera de los Andes. Para esta intervención se trabajó con Elizabeth Huyghe R., reconocida paisajista en diseño de parques sustentables, recuperación y manejo de entornos naturales y en paisajismo urbano. La propuesta es que todo el proyecto sea un aporte arquitectónico para la ciudad y sustentable para el entorno, por lo que está previsto reforestar con árboles nativos.

En esta misma línea está Paz Corp con Vista Golf, ubicado en la zona de La Dehesa y Parque Arboleda Lo Curro, en Vitacura. La arquitectura estuvo proyectada por la oficina Squella Arquitectos y el equipo de Izquierdo Lehmann, donde destaca su fundadora, Antonia Lehmann, Premio Nacional de Arquitectura (2004), la primera mujer en recibir esta distinción.

 

Paz Corp incursiona en este segmento con Vista Golf, ubicado en la zona de La Dehesa y Parque Arboleda Lo Curro, en Vitacura.

El diseño interior también se trabajó con Enrique Concha & Co. “La amplitud y terminaciones de lujo son aspectos muy importantes. En el caso de nuestros proyectos Vista Golf y Parque Arboleda, sus terminaciones incluyen exclusivas marcas y detalles únicos, tales como suite de electrodomésticos Miele y muebles Poggenpohl en cocinas, silestone en cubiertas de cocina y baño, piso de madera de procedencia alemana, ventanas termopanel Veka con tecnología Planitherm y Low–E, respectivamente, entre otros”, detalla Claudia Zapata, gerente comercial de Paz Corp.

La altura interior del departamento también es un punto relevante para Paz Corp. En el caso de Vista Golf alcanzan los 2,70 metros. En este proyecto “hemos puesto especial énfasis en otros detalles, para generar una experiencia del más alto estándar. Entre éstos, destaca un vestidor con muebles italianos de la marca Rimadesio y un repostero ubicado entre la cocina y el comedor con muebles también Poggenpohl”, agrega Zapata.

Baño principal Edificio Vista Golf

La ubicación y el entorno son otros aspectos claves en este nicho. En el caso de Vista Golf se trabajó con Passalacqua Paisajismo, mientras que en Parque Arboleda, el diseño de las cuatro hectáreas estuvo a cargo del paisajista Juan Grimm.

Otra de las variables por la que se busca imponer un sello diferenciador es en el aporte a cómo se hace ciudad con estos proyectos. Una línea de trabajo que ha desarrollado Inmobiliaria Deisa. “Cuidamos mucho la estética de los edificios y de cómo se incorporan en el barrio”, explica el gerente inmobiliario, Mario Labra.

Llevan dos proyectos enfocados a este nicho más un tercero próximo a iniciarse en la comuna de Vitacura. El primero fue en Candelaria, en donde tienen una obra del escultor chileno Fernando Casasempere G. Actualmente tienen a la venta seis exclusivos departamentos en el edificio Hexa, que parten desde los 230 metros cuadrados, con una altura de 2,78 metros. Los detalles en su interior apelan a la exclusividad, con muebles hechos a medida por el reconocido diseñador Orlando Gatica.

En el que se inciará en la calle Espoz,  ya están pensando en cómo incorporar un aporte cultural al espacio público, para seguir en la línea que han definido.

Inmobiliaria Manquehue es otra de las que ha incursionado en proyectos de lujo. De la oferta actual que tiene dirigida a este segmento, está Departamentos de Hacienda, al interior de la Hacienda de Chicureo, junto al Club de Golf. De acuerdo con el subgerente de Proyectos Edificios Segmento Alto, Jaime Molina, elementos como la arquitectura, interiorismo, terminaciones, equipamiento y ubicación son características esenciales en este tipo de productos. “La cocina destaca por la pureza en el estilo y elegancia, con muebles italianos y equipamiento de primer nivel. Mientras que los baños presentan una sofisticada propuesta de interiorismo”, comenta.

Otro proyecto de estas características es el de la división ONE, de Inmobiliaria Security en La Dehesa. Ubicado en una de las zonas más exclusivas de este barrio, se trata de un condominio de departamentos que se emplaza en un terreno de seis hectáreas al final de la calle Camino Turístico y que incluyen jardín, quincho y piscina privada, además de un penthouse con terraza panorámica. Los departamentos son de 3, 4 y 5 dormitorios, en superficies de 388 a 681 m2 totales.

Lo que viene

Vitacura y Lo Barnechea son las comunas que concentran el mayor desarrollo inmobiliario dirigido a este segmento y es donde se ven las mejores perspectivas.

Inmobiliaria Deisa apuesta desde hace tres años por este sector. “En nuestra primera incursión en este nicho, se vendieron todos los departamentos antes de estar terminado el edificio (ubicado en Candelaria con Pastenes). Y, efectivamente, se nos abrió un mercado que no lo conociámos”, relata Labra.

Similar percepción tiene Merino. Si bien Vendimia es el primer proyecto de este tipo para Evoluciona, ya está en carpeta partir uno a fines de este año en Vitacura.

Deisa tiene en la mira la zona de Jardín del Este, ya que han detectado que es donde pueden ofrecer un alto estándar con una ubicación privilegiada.

 

Cada unidad del proyecto La Vendimia se divide en dos niveles. En su interior destacan las transparencias que otorgan gran luminosidad, junto a la amplitud de los espacios, gracias a los cielos de doble altura.

“Estamos desarrollando un proyecto en Vespucio, entre Alonso de Córdova y Vitacura. Está dirigido a este segmento, pero vamos a incorporar elementos más innovadores en cuanto a diseño y distribución de espacio”, adelanta Labra. La apuesta está enfocada a un nicho más específico, con departamentos de un dormitorio que en tamaño estarían en torno a los 100 metros cuadrados, lo que se traduce en un gran espacio para este tipo.

Aun cuando Molina, de Inmobiliaria Manquehue, coincide en que el mercado residencial de lujo en Chile es muy acotado y se concentra principalmente en Vitacura y Lo Barnechea, aclara que en su caso existe un crecimiento en la oferta de estas viviendas en otras comunas de la capital, como Las Condes, y en otros sectores exclusivos, como Piedra Roja en Chicureo, que se ha consolidado como la extensión natural de la zona oriente de Santiago, conectada con Vitacura y La Dehesa. Por lo que en estas nuevas zonas es donde seguirán desarrollándose este tipo de productos, a su juicio.

En Almagro, que actualmente apunta a este nicho con el proyecto de Los Olivos de San Rafael, ubicado en Lo Barnechea, destacan que el diseño juega un rol clave en departamentos que parten en los 300 metros cuadrados. En cuanto al perfil de clientes, han detectado que son altos ejecutivos de empresas o empresarios con un alto patrimonio quienes se interesan por estos proyectos.

En términos generales, el segmento está compuesto por personas de entre 55 y 60 años que estaba acostumbrada a vivir en casas muy grandes, con terrenos por sobre los 2.500 metros cuadros, y que hoy busca las mismas comodidades pero optando por espacios más acotados.