“No vamos a necesitar ningún rescate este año. Yo estoy tranquilo”, aseguró Uros Cufer, ministro de Finanzas de Eslovenia. Sin embargo, los analistas prevén todo lo contrario y estiman que este país es el próximo en línea para ser rescatado después de Chipre, informa Diario Financiero. Los CDS (Credit Default Swaps o seguros ante posibles […]

  • 2 abril, 2013
Eslovenia. Foto Flickr

Eslovenia. Foto Flickr

“No vamos a necesitar ningún rescate este año. Yo estoy tranquilo”, aseguró Uros Cufer, ministro de Finanzas de Eslovenia. Sin embargo, los analistas prevén todo lo contrario y estiman que este país es el próximo en línea para ser rescatado después de Chipre, informa Diario Financiero.

Los CDS (Credit Default Swaps o seguros ante posibles impagos), por ejemplo, se han disparado en las últimas dos semanas pasando de los 252 puntos el pasado 20 de marzo a los 353 puntos ayer. Y el rendimiento de los bonos a ocho años se elevó al 6,06% el viernes pasado, desde el 5,45% de una semana antes. Este es el panorama que se ha encontrado el nuevo gobierno de centro-izquierda, liderado por Alenka Bratusek, que ha llegado al poder después de que un escándalo de corrupción acabara con el anterior ejecutivo conservador.

Una vez más el sistema financiero vuelve a ser el punto débil en un país de la zona euro. Los bancos eslovenos también tienen problemas aunque menores que los chipriotas, ya que no tiene una exposición tan elevada a la tóxica deuda griega. Aun así, según los datos oficiales, el sector bancario del país arrastra “activos tóxicos” por valor de 7.000 millones de euros, el 20% del PIB nacional.

“Eslovenia no se puede comparar a Chipre, ciertamente no es un paraíso fiscal … El problema básico de los bancos en Eslovenia es que tienen demasiada deuda en las empresas y la falta de capital”, ha dicho el ministro de Finanzas.

El Fondo Monetario Internacional calculaba en un reciente informe que Eslovenia necesita unos 1.000 millones de euros para recapitalizar los tres mayores bancos del país (aunque el gobierno esloveno considera que con 420 millones de euros valdría para sanear su banca). En ese mismo análisis el organismo ponía el acento en la fuerte tasa morosidad que sufre la banca eslovena que alcanzó el 14,4% en 2012 (un nivel que se eleva al 20,5% si se tienen en cuenta sólo las tres principales entidades de este estado).

Además, Eslovenia actualmente está en recesión y sufre la desaceleración de las exportaciones, así como un alto desempleo.

El PIB del país (que asciende a unos 35.000 millones de euros) se contrajo un 3,2% en 2012.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.