Tienen entre 25 y 40 años y se desviven por el laptop con wi-fi , las PDA, los celulares Blackberry y todo lo que transmita conexión permanente al correo electrónico. Beneficios son varios: contacto permanente con la oficina, con la familia, en los viajes o fuera de la ciudad. Pero los riesgos han ido creciendo. […]

  • 19 marzo, 2008

Tienen entre 25 y 40 años y se desviven por el laptop con wi-fi , las PDA, los celulares Blackberry y todo lo que transmita conexión permanente al correo electrónico. Beneficios son varios: contacto permanente con la oficina, con la familia, en los viajes o fuera de la ciudad. Pero los riesgos han ido creciendo. La BBC desarrolló una investigación en que cien ejecutivos cultores de la tecnología reconocían despertarse en la noche a chequear el e-mail o para ver si tenían un nuevo amigo en Facebook. El estudio indicó altos índices de ansiedad al momento de recibir correos nuevos y la gran mayoría de los trabajadores encuestados dijo que si no estaba online se sentían desconectados del mundo. Sin embargo, la conclusión más categórica fue que el tecnoadicto descuida sus relaciones personales porque prefiere canalizar todo vía Internet. Un dato para tener en cuenta.