Beber un cóctel ya no es necesariamente sinónimo de instalarse en la barra de un bar. Esto, porque muchos restaurantes capitalinos están más que preparados para recibir a sus comensales –antes o después de comer– con buenos tragos.

  • 6 diciembre, 2018