Con motivo del aniversario número 22 de Revista Capital tuvimos como invitado a Diego Cabot, el abogado y periodista del diario La Nación que en enero de este año recibió una caja con cuadernos que, seis meses más tarde, produjeron el estallo del caso coimas en el kirchnerismo. El registro de los cuadernos es de […]

  • 22 agosto, 2018

Con motivo del aniversario número 22 de Revista Capital tuvimos como invitado a Diego Cabot, el abogado y periodista del diario La Nación que en enero de este año recibió una caja con cuadernos que, seis meses más tarde, produjeron el estallo del caso coimas en el kirchnerismo.

El registro de los cuadernos es de Oscar Centeno, un nombre que hasta antes del caso era desconocido -que ahora está en la cárcel- y que trabajó como chofer del exministro Julio De Vido, el hombre que estuvo durante doce años al frente de toda la obra pública del kirchnerismo. Cabot escribió un libro sobre las historias ocultas de De Vido relacionadas con el poder de los Kirchner, en conjunto con el periodista Francisco Olivera. El título del libro es “Hablen con Julio”.

En los cuadernos que recibió Cabot, Centeno describió los viajes que realizó en su auto con bolsos cargados de miles de dólares. Los pagadores, según él, fueron grandes empresarios con contratos con el Estado. Los cobradores, ex altos cargos del Gobierno.

Diego Cabot- el autor de la investigación periodística- estuvo al tanto de lo ocurrido durante seis meses, en los que escribía en el diario La Nación y trabajaba en el caso coimas junto a dos estudiantes en práctica durante las noches. En sus manos tenía relatos que incluso incluían al matrimonio Kirchner.

Les dejamos algunas de las frases más destacadas del periodista argentino, que ayer señaló a Revista Capital mientras en Argentina se producía la marcha que exigía el desafuero y la detención de la presidenta del país trasandino, Cristina Kirchner.

Aquí las frases:

“Fue una enorme ansiedad cuando recibí este materia, algo absolutamente distinto a lo que conocemos. Acá no hay sofisticaciones de sociedades triangulando dinero por mil paraísos fiscales ni mucho menos”

“Es una trama relativamente sencilla, pero la sencillez que acarrea tiene una contraparte que es la complejidad de la prueba”

“La relación con la Justicia en este caso no creo que esté afectada. Cada uno tiene sus roles. Me parece que este es un aprendizaje para dos instituciones que no suelen llevarse: periodismo y justicia”.

“Los hechos pasaron a ser materia opinable”

“Yo no soy un tipo voluptuoso en opiniones, prefiero los hechos, y hay un desprecio por los hechos”

“Los Kirchner no están salpicados, están empapados. Es una historia de traición”

“La política del dinero como esquema de gente que vive del Estado y la militancia me parece grave. Políticos que no pueden explicar como pagaron el traje que llevan…”

“Todos los acusados (en el “caso cuadernos”) están en cárcel común”

“El instituto del arrepentido en Argentina se llama el imputado colaborador”

“Tenemos corruptos en todas las áreas pero todavía que no aparecen en este carrusel”

“Se discutió sobre mi custodia, incluso se habló del precio que tendría mi cabeza. Unos 5 mil dólares se dijo, menos mal el peso está devaluado pensé (ríe)”

“La negociación con el Fiscal fue durísima. Y en esa desconfianza, paradójicamente se contruyó la confianza”

“Sí, tuve miedo cantidad de veces”

“Fui mucho más exigente que con una investigación normal: cómo hacer para probar esto judicialmente”

“Llegando un punto involucré a todo el diario La Nación en esta cobertura. Se generó mucha empatía en el grupo de trabajo, que a veces en la rutina se pierde”