Hace unos días viajó a Brasil un grupo de ejecutivos de Enersis, pero no con la intención de visitar las empresas que tiene el grupo allí y que operan bajo un holding que aglutina todas las inversiones en el país de la samba… Esta vez la misión sería otra. Resulta que uno de los dueños […]

  • 30 noviembre, 2007

Hace unos días viajó a Brasil un grupo de ejecutivos de Enersis, pero no con la intención de visitar las empresas que tiene el grupo allí y que operan bajo un holding que aglutina todas las inversiones en el país de la samba… Esta vez la misión sería otra. Resulta que uno de los dueños de la mayor empresa de distribución de Brasil, AES Eletropaulo, es el Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (BNDES, que tiene el 49,99% del capital social de la firma), el cual estaría interesado en salirse de la compañía.

La razón es que la entidad ingresó a la propiedad, como apoyo al proceso de privatización de la firma. En esa oportunidad lo hizo junto a AES Corp (50,01%), con quien estableció un pacto que señalaba que pasados unos años, vendería su participación. La primera opción la tiene AES –por eso su deseo de hacer caja con el aumento de capital en Chile, el cual no suscribirá–. Pero, y aquí el interés de Enersis, si aparece un tercero con una oferta más atractiva y ésta no es superada por AES, el banco puede vender a este tercero y además –según el pacto– AES también tendría que hacerlo. De ahí que los Enersis boys, hayan partido a Brasil con muchas ganas de quedarse con la eléctrica.