Enel Generación Chile y el Ministerio de Obras Públicas pusieron ayer fin a más de una década de enfrentamientos entre la eléctrica y las asociaciones de regantes por el uso y la administración del lago Laja. Este embalse natural, el más grande del país y que representa el 20% de la producción hidroeléctrica de la […]

  • 17 noviembre, 2017

Enel Generación Chile y el Ministerio de Obras Públicas pusieron ayer fin a más de una década de enfrentamientos entre la eléctrica y las asociaciones de regantes por el uso y la administración del lago Laja.

Este embalse natural, el más grande del país y que representa el 20% de la producción hidroeléctrica de la filial de la italiana en Chile, tiene instalado del orden de 800 MW de capacidad en distintas centrales.

Ambas entidades suscribieron un convenio que complementa el acuerdo de uso vigente desde 1958 y cuyos términos, explica el gerente general de la generadora, Valter Moro, estaban obsoletos tras los embates de la prolongada sequía que afecta a la zona centro-sur del país.

“El convenio de 1958 se hizo para establecer cuándo y cuánta agua se podía usar para riego y generación, a partir de una situación de las reservas del embalse Laja que era muy distinta a la que se tiene hoy, debido a la sequía que se manifiesta hace unos ocho años. Esto hizo que ese convenio se haya quedado bastante obsoleto”, comentó el ejecutivo de la italiana.

El agotamiento de este reservorio, cuya utilización fue concebida para riego y producción de energía, es evidente. De acuerdo con los datos de la Dirección General de Aguas (DGA) a octubre, de los 5.582 millones de metros cúbicos de capacidad total del embalse actualmente éste acumulaba solamente 871 millones de m3, mientras que en igual mes del año anterior mantenía 1.015.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.