Con precios que van desde 4.900 hasta 300.000 pesos –y más–, los parlantes portátiles se han convertido en un una extensión del teléfono. Están de moda, ofrecen cada vez más prestaciones y suenan mejor. En las tiendas dicen que son uno de los productos más vendidos de la temporada. Para moverlos por la casa, dejarlos en el patio o llevarlos de viaje, basta con cargarlos y conectarlos al teléfono. Incluso hay algunos resistentes al agua. Aparte del precio y el diseño, ¿en qué fijarse antes de elegir uno? Capital les preguntó a un fabricante de parlantes y al director de la radio ADN. Por Fernando Vega

  • 20 diciembre, 2018

Bluetooth y wifi

Escuchar música sin cables y en todo lugar. Esa es la promesa de los parlantes portátiles. Y para cumplirla todo dependerá de la conectividad. Los altavoces con bluetooth permiten conectarse en cualquier lugar, mientras que los que solo se conectan con WiFi tienen un alcance más limitado, ya que dependen del alcance de internet.   

También hay algunos que ofrecen conectividad NFC: basta emparejarlos con el teléfono y a disfrutar de la música. Sin tener que descargar aplicaciones para configurar o introducir códigos de emparejamiento.

Para bluetooth hay que fijarse en el alcance y en una palabra clave: códec, que es lo que permite conocer la calidad de la transmisión. “Puesto que hay varios perfiles, HSP, HFP (manos libres), A2DP, que permite la transmisión de audio superior al HSP y HFP, y AVRCP, que además permite enviar comandos al dispositivo reproductor”, dice Fernando García, ingeniero civil en sonido y acústica, ex director de carrera de ingeniería en sonido y dueño de Dan-Ferno Speakers and Acoustics, empresa dedicada al diseño y construcción de parlantes y soluciones acústicas.

 

Tamaño y potencia

Una de las claves de la portabilidad de un parlante es su tamaño. La idea es que se pueda mover con facilidad de un lado a otro y que también se pueda guardar sin dificultad. “El tamaño del parlante es fundamental. Uno de 1,5 pulgadas no ofrece la nitidez y potencia sonora que uno tres veces más pequeño. Hay que encontrar el equilibrio entre la reducción de peso y tamaño. Son mucho más versátiles los parlantes para exterior que para interior. Son más resistentes al polvo y al movimiento para ser llevados a todas partes”, aconseja el director de la radio ADN, Carlos Costas.

La potencia viene indicada en la etiqueta con una W, pero en lo que hay que fijarse es en la potencia nominal o RMS. Esa sigla indica el nivel real de presión sonora, el volumen máximo que se podrá obtener, etc. La regla general es que a mayor RMS, más claro y alto será el sonido.

En todo caso, “normalmente con 15 watts es más que suficiente para generar un buen nivel de presión sonora”, añade García.

Batería

La mayoría de los parlantes portátiles viene con baterías integradas. Ideal que permita una autonomía de ocho o más horas y que la carga se pueda hacer por USB o microUSB, para no depender del cable de fábrica. “Es clave que el cargador sea compatible con la mayoría de los dispositivos. La idea es que sea de USB universal, tal como la mayoría de los celulares que usamos y que además de cargar vía USB, la conexión permita instalar actualizaciones para mayor compatibilidad. La idea es que no sea un objeto que quede obsoleto al poco tiempo”, advierte Costas.

García, quien además es vicepresidente de la Audio Engineer Society Chile, recomienda los parlantes que tengan batería de litio con capacidad de carga, idealmente mayor a 3.000 mA.

¿Qué marca?

Calidad del sonido, duración de la batería y conectividad son las tres recomendaciones básicas para comprar un altavoz portátil. Y sobre todo el oído.

Carlos Costas tiene un Bose. Lo eligió por su fidelidad y versatilidad. “Lo tengo desde hace tiempo y cumple para cada ocasión que se nos ocurra, tanto en reuniones con amigos en casa o sacándolo al aire libre”, explica. Y García, como es ingeniero en sonido, se lo fabricó él mismo.

En la gama alta, las marcas KEF, Bose, Jamo y JBL ofrecen parlantes portátiles a prueba de agua o salpicaduras (depende del modelo). Algunos permiten además contestar y hacer llamadas, acceder a Siri o al asistente de Google. Sus baterías recargables tienen duración desde seis horas en adelante, según el modelo.

En la gama más económica como Philco, JAM o Fujitel, las prestaciones son igual de amplias. Hay parlantes que se pueden sumergir unos minutos o tienen radio FM incorporada.

En el segmento de las marcas más tradicionales de electrónica, como Sony y Phillips, las prestaciones son igual de amplias.