Lo vimos durante meses trabajando de sol a sol para sacar a los mineros atrapados. ¿Y en qué esta ahora el ingeniero André Sougarret? De vuelta en su casa, en la VI región, con su vida normal y su pega de siempre, en la gerencia de la mina El Teniente. Sólo que con un par de diferencias: no paran de invitarlo a charlas, seminarios y homenajes, y tiene en su cuenta de Twitter 20.433 followers. El, en cambio, sigue sólo a 16 personas: rostros de TV, al presidente Piñera y a un solo ministro, Laurence Golborne.

  • 18 noviembre, 2010

Lo vimos durante meses trabajando de sol a sol para sacar a los mineros atrapados. ¿Y en qué esta ahora el ingeniero André Sougarret? De vuelta en su casa, en la VI región, con su vida normal y su pega de siempre, en la gerencia de la mina El Teniente. Sólo que con un par de diferencias: no paran de invitarlo a charlas, seminarios y homenajes, y tiene en su cuenta de Twitter 20.433 followers. El, en cambio, sigue sólo a 16 personas: rostros de TV, al presidente Piñera y a un solo ministro, Laurence Golborne.

Lo vimos durante meses trabajando de sol a sol para sacar a los mineros atrapados. ¿Y en qué esta ahora el ingeniero André Sougarret? De vuelta en su casa, en la VI región, con su vida normal y su pega de siempre, en la gerencia de la mina El Teniente. Sólo que con un par de diferencias: no paran de invitarlo a charlas, seminarios y homenajes, y tiene en su cuenta de Twitter 20.433 followers. El, en cambio, sigue sólo a 16 personas: rostros de TV, al presidente Piñera y a un solo ministro, Laurence Golborne.

-¿Cuánto le cambió la vida?

-La gente me reconoce más, pero he vuelto a la pega, a lo de siempre. No me ha cambiado mucho.

-¿Tiene contacto con los mineros?

-Con algunos, pero menores. Con Mario Sepúlveda, que me ha llamado más de alguna vez.

-¿Y cómo lo encuentra? ¿Hiperventilado?

-Está bien. Con hartas actividades por lo que me cuenta, pero imagino que en algún momento les va a bajar el nivel de exposición. No van a aguantar.

-¿Le parece positivo todo lo que les ha pasado?

-Esto va a pasar, y después les va a venir un bajón a ellos. Eso me preocupa, porque tienen que volver a la normalidad y ver qué hacen con sus vidas: si se dedican a dar charlas o vuelven a trabajar.

-Y con el gobierno, ¿ha conversado?

-De vez en cuando, para saber en qué están. Pero cada vez más separadas en el tiempo.

-¿Qué le ha parecido el boom político del ministro Golborne?

-La verdad es que prefiero no opinar sobre lo que él quiera hacer con su popularidad.

-Pero, ¿tiene dedos para el piano? Usted sí que lo vio en acción…

-Es muy inteligente y tiene mucha aceptación por la ciudadanía, pero él tiene que pensar qué es lo que va a hacer con su figura. Es un tema personal que tiene que evaluar. El mundo político es diferente.

-¿Y a usted no le tienta la política? También se hizo famoso…

-No, para nada. Lo mío es lo técnico. Yo no, ni remotamente.